Noche de comida china y jazz

Foto Archivo

Invitado por mi hijo y su esposa, residentes en Canadá y de visita en Cuba, asistí al restaurante TienTan, ubicado en el otrora populoso Barrio Chino de La Habana, reducido actualmente a unas cuantas cuadras, casi sin chinos y solo con descendientes de éstos. Por algunas calles oscuras y aceras rotas y sucias accedimos a él, ubicado en un pequeño sector iluminado con faroles de papel y luces de colores y varios restaurantes similares, a derecha e izquierda. El lugar, casi al final, está considerado uno de los mejores en este tipo de cocina, disponiendo de tres salones: uno a nivel de la calle, cercano a músicos y bailarines callejeros, que tratan de ganarse algún dinero, otro interior y un tercero, con aire acondicionado, en el primer piso. Agradable, con un servicio de primera y amplia variedad de platos de las distintas regiones del país asiático, confeccionados con calidad y magnífica presentación, merece ser recomendado. Los precios, algunos de ellos altos para el cubano de a pie, para el que dispone de algunas divisas, permiten una que otra comida de vez en cuando. Los extranjeros, sin embargo, los consideran normales para este tipo de restaurante especializado.

Terminada la cena, decidimos caminar para hacer la digestión y, bordeando el edificio del Capitolio, ahora en reparación, nos trasladamos de Centro Habana a la Habana Vieja, a Casa Gaia, un centro cultural ubicado en la calle Teniente Rey, cerca de la antigua Droguería Sarrá, para asistir a una descarga de jazz. El lugar, una construcción antigua restaurada con gusto, realiza presentaciones teatrales para adultos y para jóvenes, exposiciones de artes plásticas y conciertos, así como otras actividades sociales y culturales, y funciona con bastante independencia de la red oficial, gracias al tesón de su directora -quien ha sabido unir talento artístico y empresarial-, y al de sus colaboradores nacionales y extranjeros.

En la descarga participaron el músico y compositor Orlando Sánchez Cubajazz, acompañado de Ruy López Nussa en la batería, los saxofonistas de 5 pa Sax y Roberto García en la trompeta, los cuales, en solos instrumentales o acompañando a la cantante Danae Blanco, demostraron su alta calidad interpretativa. Hubo de todo y para todos los gustos: desde música brasileña, norteamericana y francesa hasta cubana. El público, cubanos y extranjeros seguidores del jazz, se mostró satisfecho, premiando a los artistas con sus aplausos, todo en un ambiente de alegría y tranquilidad.

En general, tanto en TienTan como en Casa Gaia, se olvidaron las penas cotidianas, y el tiempo de la calurosa noche invernal cubana transcurrió sin que nos diéramos por enterados. Lo bueno siempre se agradece.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Noche de comida china y jazz

  1. Lo que ha usted descrito es parte de la nueva Cuba no asequible para la mayoría de los cubanos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s