De un pájaro las dos alas

Foto Archivo

Cada cierto tiempo, cuando algún independentista puertorriqueño visita Cuba, se traen a colación en los correspondientes discursos, aquella imagen de la poetisa puertorriqueña Lola Rodríguez de un pájaro las dos alas y el planteamiento de José Martí, de luchar primero por la independencia de Cuba y después por la de Puerto Rico, válido en el Siglo XIX, cuando ambos territorios eran colonias de España, pero desfasado posteriormente con el desarrollo de los acontecimientos históricos, donde Cuba obtuvo su independencia y Puerto Rico se convirtió en un Estado Libre Asociado de los EUA.

En el Siglo XIX, aparte de su contenido solidario, el planteamiento martiano tenía también un objetivo eminentemente práctico: lograr que los puertorriqueños residentes en la Unión, principalmente en Cayo Hueso y Tampa (que eran numerosos), ayudaran económicamente a la causa cubana, con el compromiso de hacer lo mismo por ellos, una vez lograda la independencia de Cuba. Desde entonces acá ha llovido bastante.

Hoy este planteamiento, de tratar de ponerlo en práctica, sería considerado una injerencia en los asuntos internos de otro Estado, y recibiría poco apoyo en los organismos internacionales. Es lógico, nadie tiene el derecho de decidir sobre un país ajeno.

Según los datos de que dispongo (aquí estos datos no se publican), los puertorriqueños, mayoritariamente, están de acuerdo con su status junto a los EUA: en el último plebiscito celebrado sobre el tema, el 48% y unas décimas (cerca de tres mil independentistas, que votaron a última hora para evitar que el país pasara a formar parte, como el estado 52, de los EUA) estuvo de acuerdo con mantener el status actual de Estado Libre Asociado, el 48% votó por integrarse como un estado a los EUA y sólo un 4% votó por la independencia. Resumiendo: el 96% está de acuerdo con el status (en una u otra variante) y sólo el 4% no lo está. Cuando se han hecho encuestas posteriores entre la población, el 90% está de acuerdo con el status actual y sólo un 10% no lo está.

Las razones son comprensibles: el país nunca ha tenido dictadores, ni luchas fratricidas, habiendo disfrutado durante décadas de un clima de tranquilidad social y desarrollo económico. Además de mantener su bandera, su himno, su idioma (se habla mayoritariamente español, pero también inglés), sus costumbres, su cultura, etcétera y compartir también la norteamericana, poseen los mismos derechos que los norteamericanos, pues poseen la nacionalidad estadounidense desde el año 1917, incluyendo el pasaporte, poder residir lo mismo en la isla que en cualquier estado de la Unión, disfrutar de un sistema de salud y educacional de primer orden, así como de la seguridad social.

Por eso, cuando algún despistado presenta en las Naciones Unidas el tema de la descolonización de Puerto Rico, muchos se miran asombrados y se preguntan: ¿Cómo descolonizar a quien no le interesa ser descolonizado, porque no se siente como tal? Absurdos de la política exterior de algunos países, donde en lugar de la razón prima la ideología. Los puertorriqueños de todas las tendencias políticas han demostrado que, respetándose mutuamente, se puede vivir en paz y desarrollar exitosamente un país, logrando el bienestar de la mayoría, sin convulsiones sociales ni hechos violentos. Constituyen un buen ejemplo a seguir. En noviembre de este año se realizará un nuevo referéndum, para determinar democráticamente qué relación política con los Estados Unidos desean sus habitantes. ¡Esperemos los resultados!

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De un pájaro las dos alas

  1. Muy buen artículo. Resido en Puerto Rico hace 22 años y he conocido la idiosincracia del puertorriqueño, a veces muy nacionalistas, pero sin separarse de los Estados Unidos por el privilegio que gozan de una Libertad absoluta y unos beneficios que son la “envidia” de muchos países latinoaméricanos. El Partido Independentista en el último comicio electoral quedaron descertificados y luego se ponen a correr para que los vuelvan a certificar, en su mayoría son de izquierda y se envuelven en la demagogía de los comunistas y como es típico “ellos” plantean todas las soluciones por haber y resolver los que otros no han podido. Van a la ONU a quejarse con el apoyo del régimen castro-comunista y esa Organización que es puro teatro le aprueban su demagogía y luego vienen con ínfulas de grandeza, total que aquí más del 90 % de la población ni caso les hace. La expresión de Lola Rodríguez de Tío, [la considero excelente poetisa] ” de un pájaro las dos alas”, yo considero que una de las alas, Cuba, se le cayó y la otra ala, Puerto Rico, creció y se desarrolló y siguió volando aún siendo Colonia o Estado Libre Asociado [ELA] como ellos le llaman. Aclaro como extranjero no participo en ninguna de sus contiendas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s