El “intermediario”

Rebeca

No voy a escribir sobre la magnífica novela de John Grisham de igual título. Mi intermediario responde a una de las acepciones del diccionario, aquélla que lo identifica como el mediador entre el productor y el consumidor. Su aparición se remonta al surgimiento del comercio entre los seres humanos, aún antes de la aparición de la moneda como equivalente de valores, al realizar los trueques entre productos diferentes. Si durante siglos se ha demostrado su necesidad, no se entiende el porqué aquí, durante años, ha sido descalificado por las autoridades, y hasta colocado en el listado de las actividades antisociales y delictivas, siendo perseguido con saña, creándose en el ciudadano común hasta una determinada animadversión hacia él. Ser intermediario ha llegado a ser sinónimo de parásito, de vivir del trabajo de los demás, etcétera. No han faltado los descalificativos ni las persecuciones, con el absurdo objetivo de erradicarlo, sin percatarse de que, eliminándolo, también se pierde uno de los eslabones principales entre la producción y la comercialización. ¡Tal vez por eso todo aquí funcione tan mal!

Sin embargo, lo llamativo es que el Estado, su principal detractor y perseguidor, está saturado de intermediarios. ¿Qué es el organismo estatal de acopio sino un pésimo intermediario? ¿Qué son los funcionarios, los administradores, los ministros y hasta los políticos, sino simples intermediarios entre unos y otros, partiendo desde el simple ciudadano? ¿Qué son las diferentes redes estatales de comercio, sino intermediarios? Lo que sucede es que estos son intermediarios estatales, y la guerra es contra los intermediarios privados quienes, a pesar de las difíciles condiciones en que actúan, han demostrado ser mucho más eficientes y responsables que los estatales.

Entre las muchas cosas a actualizar del modelo, una de ellas es la completa rehabilitación del intermediario, permitiéndole actuar. Mientras entre los productores y los consumidores no funcionen los intermediarios, con sus iniciativas, gestiones efectivas y legítimos intereses, seguirán perdiéndose las cosechas en los campos y los productos nunca llegarán a las manos de la población. Aquí, como en muchos otros lugares, la solución estatal ha sido un rotundo fracaso. Aquí, como en muchos otros lugares, es necesaria la solución privada, para resolver los problemas y desatar los muchos nudos burocráticos que aún perduran, a pesar de discursos y resoluciones.

Seguir pensando que, quien obtiene riqueza con su trabajo -y el del intermediario es un trabajo tan digno y necesario como cualquier otro- es un antisocial, es continuar respaldando el absurdo de que, para mantener la equidad social, todos tenemos que ser pobres. Está más que demostrado que ésta es una simple falacia, que únicamente conduce a la miseria, pues despoja a los seres humanos de la iniciativa y del deseo de trabajar y progresar, viendo y disfrutando los resultados de sus esfuerzos. Creo que es hora ya de abandonar sin miramientos estas concepciones extravagantes, que han fracasado donde quiera que se han implantado. El presente y el futuro, no tiene nada que ver con ellas, si realmente queremos avanzar y que la Nación se desarrolle. ¡Ejemplos sobran de lo que ha significado en progreso, su abandono! ¡También ejemplos sobran de lo que significado en atraso, su mantenimiento!

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El “intermediario”

  1. Norma dijo:

    Hola recien acabo de descubrir este BLOG, soy de México y estare leyendo cuanto me sea posible en este sitio.
    Saludos desde México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s