Ideotología, ideotólogos e ideotologizados

Cualquier escuela filosófica que se respete, dedica atención preferencial a la ideología o sea, al conjunto de sus ideas propias. La ideotología es lo mismo, pero con ideas absurdas y descabelladas: por tanto, se compone de un conjunto de anti-ideas, que se pretenden ofrecer como un medicamento multipropósito para los males que afectan al mundo y que, se afirma, aseguran la cura total. Una ideotología necesita de ideotólogos que la fundamenten y la den a conocer a las masas explotadas, asegurando su conocimiento y aceptación, convirtiéndola en bandera de combate. El trabajo de los ideotólogos no sería exitoso sin la creación de ideotologizados, que constituyen su principal razón de ser y el objetivo de sus desvelos. Esta tríada (ideotología, ideotólogos e ideotologizados), parecida a un trabalenguas, es fácil de encontrar en la sociedad cubana actual. El modelo ha dispuesto y dispone de todos los elementos para su existencia y desarrollo: control de los medios de comunicación social, organismos e instituciones y organizaciones políticas y sociales constituidas para ello y, lo más importante, una población despojada de los instrumentos que le otorga la civilidad en cualquier sistema medianamente democrático. Así, podemos encontrar diferentes ejemplos, pasados y presentes, que lo demuestran fehacientemente.

La fracasada Zafra de los diez millones, Convertir el revés en victoria, la Batalla de las ideas, la Lucha contra el mosquito Aedes aegypti y la Liberación de los cinco, además de sus razones económicas, políticas, sociales, sanitarias, familiares y de otro tipo, han tenido y tienen un alto componente ideotologizante, tanto para convencer a los ciudadanos de que se podía lograr algo que era material y objetivamente imposible, como para mantener la ideotologización alcanzada con macheteros samurais y su machacante de que van, van, en los dos primeros ejemplos. En el tercero, se trató de llenar con ideas el vacío real creado por la caída del campo socialista y, con ella, los asideros económicos que apuntalaban la deteriorada economía cubana, incapaz de producir siquiera lo mínimo necesario para la alimentación precaria de la población. En el cuarto, que ya se prolonga por más de treinta años sin resultados palpables, se entretiene con medidas inefectivas, aplicadas una y otra vez, con una tozudez digna de estudios psiquiátricos. En el quinto, es más de lo mismo, presente hasta en la sopa, con el agravante de incluir no solo a la población adulta, sino hasta niños, algo repudiado y condenado por la UNESCO, aunque sus representantes por acá aún no se han dado por enterados.

Estos no son más que algunos ejemplos tomados al azar: existen muchos más. Aunque la ideotologización, aplicada durante más de cincuenta años, ha afectado a gran parte de la población, contaminando la sociedad con el virus de la inercia y el dejar pasar, esperando tiempos mejores, no ha sido así con todos sus componentes. Hoy, cada vez más, se levantan voces rechazándola y exigiendo el ejercicio pleno de los derechos ciudadanos y los cambios necesarios: emerge una sociedad civil ante un discurso gastado y discursantes algo avejentados. Es verdad que aún es muy débil y solo ha comenzado a gatear, pero es de esperar, por ley natural, que más temprano que tarde se ponga en pie y comience a dar sus primeros pasos. Todos, sin exclusiones de ningún tipo ni intolerancias políticas, debemos ayudarla a andar.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ideotología, ideotólogos e ideotologizados

  1. La ideología es una forma no exacta de la realidad, porque está filtrada esa realidad por los intereses de clase del que la difunde.
    Lo importante es la Teoría Científica. Por ello la hizo suya el Proletariado mundial.

  2. Bueno, en un final, qué nos sugiere Mermelada?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s