Un deporte perseguido

Guía de escalada en Cuba.Canadá.

La provincia de Pinar del Río, despojada de parte de su territorio original (Artemisa), más por intereses políticos y de control de los ciudadanos, que por necesidades económicas, en lo que aún le queda, posee riquezas naturales que, inteligentemente utilizadas, pudieran aportar desarrollo y riquezas a sus pobladores y a la nación. No me estoy refiriendo a las conocidas vegas tabacaleras ni a la minería, sino al turismo ecológico en sus diferentes variantes (senderismo, observación y fotografía de la fauna y la flora, escalada de paredes naturales de piedra, etcétera).

Aníbal Fernández.Pionero de la escalada en Cuba.

Desde hace años en el municipio de Viñales, donde se encuentra enclavado el valle que le da nombre, de forma espontánea se practica la escalada, tanto por extranjeros como por nacionales, atraídos por la misma. El Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) jamás se ha interesado en ella (tal vez porque no aporta medallas olímpicas), así como tampoco las entidades turísticas ni del medio ambiente. De un tiempo para acá, las autoridades municipales, con la anuencia de las provinciales, se han dado a la noble tarea de perseguir a los escaladores y expulsarlos del territorio, amenazándolos con la imposición de multas, detención y otras arbitrariedades. La razón esgrimida para tal proceder, es que éstos depredan el valle, atentan contra el medio ambiente y, no podía faltar, realizan labores de espionaje en las cuevas y montes. La escalada se práctica en todo el mundo, donde existen condiciones naturales para ello, y en rocódromos (paredes artificiales) construidos al efecto, y está demostrado que sus adeptos son grandes activistas ecológicos y defensores del medio ambiente, ya que preservan el entorno en su estado natural, sin acciones agresivas contra el mismo, lo cual iría en contra de su actividad, que exige la escalada de paredes de piedra en su estado natural, sin alteraciones artificiales. Lo del espionaje demuestra el analfabetismo tecnológico de las autoridades y de sus colaboradores, que desconocen que cada centímetro de la superficie del planeta, se encuentra permanentemente bajo observación por los sistemas satelitales existentes, sin necesidad de tenebrosos agentes, ni de cámaras fotográficas o de video.

Rutas de escalada.Viñales.

Sería conveniente que las entidades responsables (deportes, turismo, agricultura y medio ambiente) regularan estas actividades, otorgándoles legalidad, evitando así las penurias de estos esforzados cazadores de brujas desfasados, inventores de leyes y de regulaciones inexistentes. Un Parque Nacional no es un museo con objetos inanimados en permanente exposición, con un cartelito de No tocar, sino un organismo vivo, donde interactúan la fauna, la flora y los seres humanos. Al menos, así sucede en todos los Parques Nacionales del mundo. Prohibir, aunque siempre ha sido y es la medida más utilizada en este país desde hace más de cincuenta años, nunca ha resuelto nada, y sólo ha aportado violaciones, ilegalidades, miseria y malestar. Los verdaderos depredadores del valle son los que han destruido las cuevas originales con explosiones de dinamita y excavaciones, han liquidado su flora y su fauna, han obligado a los campesinos a internarse en los montes y abrir claros, para cosechar viandas de forma oculta para poder sobrevivir, han contaminado y secado sus ríos y arroyos, han agredido las paredes de los mogotes con pictografías artificiales, tratando de atribuirle a nuestros indígenas habilidades que nunca tuvieron, debido a su escaso desarrollo, y además quienes, debiendo velar por la integridad de los bosques, talan sus árboles y venden la madera en el mercado negro.

Escalador.Viñales.

Ya una vez las autoridades prohibieron la música rock, persiguiendo a sus seguidores y encerrándolos en campamentos de trabajo obligatorio. Años más tarde, las mismas autoridades, le erigieron una estatua a su máxima figura en un céntrico parque de El Vedado, y hoy hasta organizan festivales. No cometamos el mismo error con la escalada. Para algo deben servir las experiencias, aunque hayan sido negativas.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un deporte perseguido

  1. Pingback: All Access to Crags Denied in Cuba. » Access PanAm

  2. Pingback: Viñales, en Cuba, con problemas de acceso » Acceso PanAm

  3. ES UN SUENO PROHIBIDO ESCALAR EN CUBA …?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s