El cumpleaños de “Gitmo”

El tema de Gitmo, como se conoce el Centro de Detención creado hace diez años por Estados Unidos en la Base Naval de Guantánamo, Cuba, suscita controversias, tanto en el propio país como en otros. Defensores y detractores del mismo, se enfrentan en una guerra de palabras desde hace bastante tiempo. Para unos, los detenidos allí son peligrosos terroristas y asesinos, que decapitan a sus prisioneros, dispuestos a, si son liberados, continuar con sus fechorías, ahora incentivados por la sed de venganza. Para otros, son simples palomas inocentes, incapaces de dañar a nadie, parecidas a los personajes buenos de los cuentos infantiles. Pienso que ambas valoraciones son exageradas, y responden a posicionamientos más políticos que humanos. En sociedades libres, donde cada quien puede decir y escribir lo que piensa, es comprensible que esto suceda.

Lo que llama la atención es que algunos periodistas cubanos se hayan incorporado al debate, unos ácidamente repitiendo viejos y conocidos clichés políticos, y otros hasta poéticamente, pero con la misma saña que los anteriores. Todos responden al gobierno y ninguno jamás ha escrito, y menos aún publicado, una sola palabra sobre las decenas de cárceles cubanas, repartidas por todo el territorio nacional y su situación, donde cumplen sentencias muchos ciudadanos por delitos comunes y otros por delitos políticos, los denominados contra la seguridad del Estado. Tan preocupados por Gitmo y por sus inquilinos, deberían serlo también por las cárceles cubanas y por sus usuarios. Estoy convencido que la ciudadanía se los agradecería, aunque sé que le estoy pidiendo peras al olmo.

Hablando de Gitmo, estos gacetilleros aprovechan para, una vez más, insistir sobre la ilegalidad de la presencia estadounidense en el territorio de la Base Naval. Es bueno aclarar, aunque nos avergüence, que ese territorio se entregó, primero por 99 años y posteriormente a perpetuidad, mediante acuerdos firmados por dos gobiernos cubanos de turno y el de los Estados Unidos, los cuales, en el Derecho Internacional, son de obligatorio cumplimiento. Sobra, por tanto, la palabra ilegal. Su devolución a Cuba, sólo se podrá lograr en un clima de respeto y confianza mutua, cuando nuestros dos países vuelvan a tener relaciones normales, y a vivir en paz y tranquilidad como buenos vecinos, nunca en un plano de enfrentamientos políticos e ideológicos con ofensas, agresiones, improperios, descalificativos y guapería de barrio, como viene sucediendo desde hace años.

Si lo hecho por estos dos gobiernos de la República en su época es ilegal (que no lo es), también debe ser considerada ilegal la entrega de territorio cubano a la extinta Unión Soviética, para emplazar cohetes nucleares, desplegar una brigada mecanizada e instalar una base de espionaje radio electrónico, realizada por el gobierno socialista, que fueron retirados del país por decisión unilateral del gobierno soviético, cuando éste lo decidió, aún en contra de las autoridades cubanas, lo cual también debería avergonzarnos.

Aprovechar algunos aniversarios y hechos que puedan ser cuestionables de nuestro enemigo oficial, para echar nueva leña al fuego, jamás conducirá a la solución de los problemas que nos dividen. Los gacetilleros no debieran prestarse a ello. El único camino transitable es el del diálogo respetuoso, basado en el deseo de lograr acuerdos mutuamente ventajosos. Algún día tendremos que acabar de aprender a vivir en paz con nuestros vecinos, piensen como piensen, y dejar de criticar la paja en el ojo ajeno, teniendo una viga en el propio.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s