Tres “pequeños” problemas

Fotos Rebeca

Durante años de regulaciones y prohibiciones absurdas, y no venta de materiales de construcción y otros a la población, para el mantenimiento y reparación de sus viviendas, estas se fueron deteriorando hasta llegar al estado crítico y desastroso actual. A esto también contribuyó la incapacidad de las autoridades, para crear las estructuras constructivas correspondientes, que hubieran podido mitigar la pérdida del fondo habitacional, aunque nunca evitarla. El Estado quiso controlarlo todo y fracasó estruendosamente, demostrándose una vez más que el que mucho abarca poco aprieta. Hoy, el mismo gobierno responsable de la situación creada, plantea que cada propietario debe ocuparse del mantenimiento y reparación, con sus medios y recursos, de la vivienda que ocupa. Es algo realista y justo, solo que, con el deterioro acumulado y los elevados precios a que se venden los materiales y otros medios la mayoría en CUC, moneda en la cual no se pagan los salarios-, resulta bastante difícil que los ciudadanos puedan realizarlo. Una vez más la ineficiencia estatal se descarga sobre los hombros de la población, sin excusarse siquiera por los garrafales errores cometidos. Pasemos a otros temas.

Transitar a pie por la ciudad de La Habana, a no ser por algunas avenidas y calles principales o turísticas, se ha convertido en una aventura ortopédica: la falta de aceras o el avanzado estado de deterioro de las mismas, produce lesiones, esguinces, caídas y fracturas a diestra y siniestra. Se dirá que para eso somos una potencia médica, pero lo terrible es que no parece existir ningún organismo que responda por el mantenimiento y reparación de las mismas. Antes, en épocas pretéritas, correspondía a las Alcaldías. Desaparecidas estas, fueron sustituidas por las denominadas Administraciones Municipales y Provinciales del Poder Popular, quienes jamás se han ocupado del asunto. Con sus responsabilidades diluidas en múltiples tareas, principalmente políticas, las aceras, al igual que las viviendas, no han estado entre sus prioridades y, hasta ahora, no se vislumbra en el horizonte ninguna respuesta. La culpa, por lo general, se le achaca a las raíces de los viejos árboles. ¡Ojalá la solución no sea dejarnos sin árboles!

Con las calles sucede otro tanto: excepto las principales, el resto, en cualquier Municipio, parecen caminos vecinales de tan deterioradas que se encuentran, no permitiendo muchas el tránsito vehicular, so pena de tener que enviar directamente el carro a terapia intensiva en algún taller de mecánica. Además de los baches, zanjas de aguas albañales, desperdicios acumulados, trastos viejos y otros, los nauseabundos olores perfuman el ambiente, negando toda la tontería ecológica que se divulga por la radio, la televisión y la prensa plana.

Como es fácil de comprender, no siempre nos afectan los grandes problemas económicos y políticos, sino también estos pequeños, que le hacen la vida un verdadero yogurt a la mayoría de los ciudadanos, quienes cada día tropiezan con ellos.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tres “pequeños” problemas

  1. roberto carlos dijo:

    Por lo ruinoso de los edificios estos se parecen a sus amos al presidente dictador Raul a su antecesor Fidel, parece como si el tiempo no hubiese transcurrido en esa isla la frase del libertador bolívar le cae muy bien a la población cubana, esto dijo bolívar en 1802 “el alma de un siervo rara vez alcanza a apreciar la sana libertad: se enfurece en los tumultos o se humilla en las cadenas” con tanta miseria y desigualdades que hay en esa isla y todavía el pueblo mantiene en el poder a sus verdugos. los castro son unos señores feudales con sus esclavos de la edad media, es el momento de organizarse y echar al mar a esos bandidos queremos ver a los cubanos presos en su propio pais libres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s