Gato por liebre

Foto Peter Deel

Una periodista de un órgano de prensa oficial, conmemorando en un artículo el cincuenta aniversario de la campaña de alfabetización, apretó al escribir que se realizó para terminar con cuatro siglos y medio de ignorancia en el país. Parece ser que ella, a pesar de la campaña, se quedó ignorante, al hacer un planteamiento tan absurdo e irresponsable.

Sin menospreciar la importancia de la campaña, debe señalarse que el analfabetismo venía erradicándose progresivamente en Cuba desde la instauración de la República y aún antes, durante los años de la intervención norteamericana, cuando se organizó un moderno sistema de educación y se crearon miles de aulas. En el año 1958 el analfabetismo general era sólo de un 18%, uno de los más bajos de Iberoamérica, y en las áreas rurales alcanzaba hasta un 46%. Es bueno señalar que, a diferencia de otras naciones latinoamericanas, en Cuba el 75% de la población residía en ciudades y pueblos (actualmente el por ciento es mucho mayor) y sólo el 25% en el campo, por lo cual este último por ciento afectaba a una minoría, que no se encontraba abandonada, pues existían escuelas rurales y maestros ambulantes, que visitaban las viviendas campesinas alejadas e impartían la enseñanza. En este analfabetismo rural influía también, el que muchos padres preferían que sus hijos realizaran labores agrícolas y caseras junto a ellos, en lugar de enviarlos a estudiar o facilitarles los estudios.

La campaña, en realidad, lo que logró fue erradicar en un año, concentrando ingentes recursos y esfuerzos, lo que hubiera podido lograrse en cinco o más años, con menos gastos materiales y humanos. Esto de concentrarse en una única tarea para cumplirla, cueste lo que cueste, en detrimento de todas las restantes, parece haber sido una constante de las autoridades gubernamentales. Los ejemplos sobran.

No voy a repetir los logros de Cuba en la educación en la década de los años cincuenta, porque ya lo he hecho en otros posts, pero sería conveniente que nuestros periodistas, a la hora de escribir sobre algún tema, consultaran al menos la información existente, antes de lanzarse a demostrar su entusiasmo e incondicionalidad con los logros del modelo. Así no tergiversarían la verdad ni tratarían de darnos gato por liebre.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Gato por liebre

  1. Varlo dijo:

    Pero lo cierto es que el analfabetismo se acabo en Cuba luego de esa campaña y no en los cuatro siglos anteriores. Si no hubiese sido así, todavía estuvieramos “erradicando progresivamente”esa lacra.

  2. Alain dijo:

    Lo malo es que para ser alfabeto los estándares suben con el tiempo y el desarrollo tecnológico y en la actualidad los ciudadanos cubanos son los unos mas analfabetos del continente.

  3. Alain dijo:

    uno de los mas, quise decir.

  4. Varlo dijo:

    Pues será que no has estado por esos paises del continente Alain. Yo vivo en Mexico y por mi trabajo viajo constantemente por Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Ecuador; si quieres comprobar como está el analfabetismo (completo y funcional) date una vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s