La Biblioteca Nacional

La Biblioteca Nacional de Cuba José Martí cumplió el 18 de octubre 110 años de fundada y, desde hace algunos meses, se encuentra en un proceso completo de remodelación, tanto del edificio como de su organización. Esta es una buena noticia, ya que su estado de deterioro estaba a la vista de todos, después de muchos años de abandono, aunque en determinado momento se convirtió en una especie de Purgatorio, donde importantes intelectuales defenestrados durante el denominado Decenio Gris, purgaron sus pecados. ¿Responsabilidad del imperio? ¿Del bloqueo? Si somos honestos, debemos señalar que de nuestras autoridades.

Como por acá las noticias, aunque sean buenas, no siempre lo son totalmente, llaman la atención algunos planteamientos de funcionarios de la misma. Hablando de la digitalización algo ausente en nuestros Archivos, Registros Civiles, Bibliotecas, etcétera-, por lo tanto asignatura pendiente a nivel nacional, su subdirectora explica que una de las tareas más arduas e importantes que realizan en los últimos tiempos, es la digitalización de la Memoria Histórica, fundamentalmente de la prensa cubana de los años 1962 a 1970. ¿Se resume en estos años la Memoria Histórica de la nación cubana? ¿Son acaso los más importantes? ¿Y qué sucede con los años anteriores de los siglos XVI, XVII, XVIII, XIX y primera mitad del XX? ¿No forman parte importantísima de la Memoria Histórica? No quiero pensar que la citada funcionaria considere que la historia de Cuba comenzó el 1 de enero de 1959.

El subdirector económico señala que no están climatizados los fondos patrimoniales de los pisos del 2 al 6, que atesoran documentos de los siglos XVI hasta el XX, pues para lograrlo se necesitaría de un sistema de climatización sumamente costoso. No lo niego, aunque creo que si se dedicara un pequeño por ciento, de lo que se ha gastado y se gasta en propaganda política dentro y fuera de Cuba, se pudieran climatizar los 16 pisos de la Biblioteca. Todo no es más que un problema de prioridades.

También el susodicho funcionario informa que se piensa reanimar el patio y su área frondosa, para que funcione en determinados períodos como área pública. Cuando se inauguró la instalación en el año 1958 era así, hasta que alguien decidió cercarlo todo, epidemia que se extendió a otras edificaciones de la Plaza y de la ciudad. Reanimar el patio es bueno, también lo sería eliminar las cercas, anacrónicas en un centro difusor de cultura, pero las actividades principales de la Biblioteca deben realizarse dentro de su edificio, para lo cual fue concebido. El buen servicio a los usuarios en condiciones de comodidad, sin la negación al acceso a documentos importantes, inclusive a la hemeroteca, dejando atrás las cartas de autorización absurdas de los centros de trabajo y docentes, sería un paso efectivo para que Biblioteca cumpliera con una de sus funciones más importantes.

Esperemos su reapertura y, aunque seguirá deteriorándose el fondo patrimonial (no se contempla ninguna solución), soñemos con que en algún momento de este siglo, antes de que desaparezcan completamente, se digitalicen la mayoría de sus documentos, para beneficio de los ciudadanos y salvación de la Memoria Histórica.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Biblioteca Nacional

  1. Tayluma Pelaez dijo:

    Lo mismo pasa en la Biblioteca Procincial de Camaguey, donde el periodico “El Camagueyano” está a punto de declararse inservible, porque durante años estuvo sin aire climatizado, mientras a solo 15 metros los equipos de aires acondicionados del Poder Popular funcionaban a todo tren. A estas alturas no han comprado un scaner profesional para proceder a digitalizar los mismos, pues Cultura Provincial alega no tener divisas; pero como usted dice es cuestión de prioridades, pues para gastarlo en politiquería barata si sobra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s