Cambiar la mentalidad

Foto Rrebeca

En intervenciones recientes de nuestras autoridades, aparecidas en la prensa, se pueden leer algunos planteamientos como: el mayor obstáculo que enfrentamos es la barrera sicológica formada por la inercia, el inmovilismo, la simulación o doble moral, la indiferencia e insensibilidad, limpiémonos la cabeza de tonterías de todo tipo, no olviden que ya concluyó la primera década del Siglo XXI, y es hora. Sin lugar a dudas constituyen planteamientos interesantes, aunque provengan de los responsables de la instauración de estos males en la sociedad cubana, durante más de cincuenta años.

Algunos otros: Sin cambiar la mentalidad no seremos capaces de acometer los cambios necesarios para garantizar la sostenibilidad, o lo que es lo mismo, la irrevocabilidad del carácter socialista y del sistema político y social consagrados en la Constitución de la República. Como todos sabemos, lo único irrevocable, hasta ahora, es la muerte. Todo lo demás es revocable: los sistemas políticos, las constituciones, los acuerdos, las leyes, los decretos, los nombramientos, los testamentos, etcétera. Sobre regulaciones migratorias: se incluirán contramedidas razonables para preservar el capital humano creado por la Revolución frente al robo de talentos que aplican los poderosos. En primer lugar, todo Estado tiene como deber, y así lo hacen la mayoría, crear capital humano. Esto no constituye una dádiva de ninguna revolución a los ciudadanos, ni mucho menos una deuda eterna de éstos para con nadie. Además, los talentos no se pueden robar, porque pertenecen a cada persona, y ningún Estado puede pretender ser dueño de ellos. Como pertenecen a cada ciudadano, éstos los utilizan donde mejor les convengan, y donde más beneficios morales y materiales les aporten.

También se lee: Nuestro peor enemigo no es el imperialismo ni mucho menos sus asalariados en suelo patrio. Se mantiene el mismo obsoleto estribillo. Quien piensa diferente o quien discrepa, no tiene precisamente que ser un asalariado de nadie, sino que es simplemente un ciudadano que piensa con cabeza propia.

Como es fácil de comprobar, cambiar de mentalidad, aún para quienes lo están exigiendo vehementemente, les es bastante difícil

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cambiar la mentalidad

  1. Fernando Dámaso. Yo también estudié en Los Escolapios de la Víbora, con los Padres Entralgo Roque y Rosendo, y Capdevila en 6º grado, me gradué en 1955. Debemos habernos conocido.
    Después me alzé y estuve en el 5º Distrito, después del 59. Más tarde fui preso por rebelarme y estuve hasta el 77 en la prisión. Ahora vivo en Venezuela. Tu blog es bueno conciso y va al tema sin rodeos, se lee fácil. Excelente¡ Te felicito. Saludos Raúl Fernández Rivero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s