Optimismo cauteloso

Foto Rebeca

Nuevamente comienzan a multiplicarse pequeños negocios particulares por toda la ciudad, inclusive en mi avenida Tulipán, de donde hace sólo unos meses fueron barridos. Es como la hierba mala que nunca muere, pero en este caso se trata de hierba buena que nunca debió morir, y que deberá transformarse en fuertes y frondosos árboles, con raíces bien profundas, para resistir el embate de los seguros ciclones por venir. En dependencia de las posibilidades de cada quien, unos mejor montados que otros, pero todos con el deseo de prosperar, algo innato al ser humano. Es volver a empezar una vez más.

Su resurgimiento debemos verlo con optimismo, aunque no podemos confiarnos demasiado en su permanencia. Ya hemos vivido varias experiencias negativas anteriores (recordar las operaciones Pitirre en el alambre, contra los artesanos y artistas de la Plaza de la Catedral, Adoquín y Maceta, contra los cuenta-propistas, y otras, por citar sólo algunas de denominaciones extravagantes). Su realidad nos obliga a ser cautelosos. Ya algunas personas comienzan a señalarlos como responsables por la escasez de algunos productos en las tiendas.

Analizando lo escrito y hablando sobre el cuenta-propismo, obligada su instauración más por la necesidad de salvamento del que se está ahogando, que por la convicción de sus ventajas, descubrimos que el que se incorpora al mismo, debe pagar al estado entre el 30% y el 35% en impuestos sobre utilidades, emplear (se calcula) hasta un 40% en gastos (debe acreditar mediante comprobantes legales la mitad) y obtener una ganancia no mayor del 25% (para no hacerse rico). O sea, el Estado se apropia, de una u otra forma (el acápite gastos, que incluye energía, insumos, etcétera, se compra al Estado, único abastecedor, a los precios exorbitantes establecidos), del 75% y al cuenta-propista le corresponde el 25%. Ni el satanizado capitalismo salvaje actúa así.

Es como si alguien a punto de ahogarse solicitara ayuda , y le exigiera a su salvador comprar la soga y el salvavidas, con que intentará rescatarlo, a él y al precio que él fije. Resultaría absurdo. Como se ve, el cuenta-propista, a pesar de lo que se diga, sigue siendo visto como un compañero de ruta indeseable, un enemigo ideológico, al cual se le utiliza porque no queda más remedio, con la intención de volver a deshacerse de él, en cuanto se pueda. Se continúa apostando por la fracasada empresa socialista, que no ha funcionado en ningún lugar donde se ha implantado. Es la contradicción entre lo eficiente y productivo y lo ineficiente e improductivo.

A pesar de estos cuestionamientos, es saludable que algo haya comenzado a moverse, aunque los movimientos sean mínimos y con bastantes ataduras. En definitiva la criatura, si logra fortalecerse y desarrollarse, poco a poco será capaz de irse liberando de ellas y ganar en velocidad.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Optimismo cauteloso

  1. lazaro dijo:

    muy bueno, pero el lazarillo kubiche se burla del estado una y otra vez comprandole a los otros kubiches lo que estos le roban al estado. aunque amenazan con inspeccionar al menos una vez al ano a cada cuentapropista, igual se burlaran de el. por otra parte el cuentapropismo es un disenado como un entretenimiento social para emprendedores y customers, mas preocupado ahora por luchar el alpiste que el papa se niega ahora a entregarle al pichon. saludos.

  2. Angel Martinez dijo:

    No hay q ser universitario para darse cuenta q tal y como esta disenado el cuentapropismo su movera en un circulo vicioso q data de 50 anos,La mayoria de estos pequenitos negocios iran a la ruina,por que?.Los altos costos implicaran alttos precios ,quienes seran los consumidores de estos productos y servicios?………Cuando la mayoria haya fracasado ,de que van a vivir si no hay trabajo?.En fin, los cubanos seguiran moviendose en el circulo alrededor del estado esperando q le tiren la migaja para sobrevivir ,mientras tanto los dinosaurios ganan tiempo pata irse de este mundo con todos los poderes en sus manos.Los hijos de los dinosaurios ya tienen sus riquezas aseguradas en otros paises.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s