Migraciones

Las migraciones, el desplazamiento de individuos de un sitio a otro por razones económicas, sociales o políticas, así como el viaje periódico de ciertos animales, en busca de alimentos y por otras necesidades, son tan viejas como la aparición de la vida sobre la faz de la tierra. Siempre se han producido estos desplazamientos. La población de algunos países está prácticamente formada por inmigrantes y sus descendientes. Abundan los casos y son suficientemente conocidos. Nadie, por principio, está en contra de ellas.

Ahora bien, cuando se habla de migración, ésta debe realizarse legalmente, mediante el cumplimiento de las exigencias establecidas por el país o los países receptores o sea, por quienes reciben al emigrante. Las personas permiten la entrada en sus casas a quienes desean, y establecen las normas de comportamiento. Así debe suceder también con los países. El que emigra debe entenderlo, aceptarlo y respetarlo.

Ustedes se preguntarán: ¿A qué viene esta disertación gratuita? La razón es bien sencilla: en mi país, que por cierto no acepta emigrantes, las autoridades se han convertido en los defensores de los que emigran a otros países, exigiendo para ellos, sean legales o ilegales, un trato justo y el respeto de todos los derechos inherentes al ser humano.

Hablar de cuerda en casa del ahorcado, siempre se ha considerado de mal gusto. Esto es lo que me molesta con esta actitud solidaria. Considero que no es echando leña al fuego, además de forma mal intencionada, como se ayuda a resolver el problema de la migración la cual, es bueno repetirlo, siempre existirá. En primer lugar, la responsabilidad atañe a los países donde sus ciudadanos, por unas u otras razones se ven obligados a emigrar (Cuba se destaca en esto). Si se crean condiciones económicas, sociales y políticas favorables, serán menos los que emigren. Cuba nunca fue un país de emigrantes, sino todo lo contrario: de inmigrantes. Aquí se establecieron y crearon riquezas y familias españoles, chinos, japoneses, africanos, libaneses, norteamericanos, sirios, hebreos, franceses, haitianos, latinoamericanos y hasta rusos y de otras nacionalidades. ¡Por algo debió suceder! Hoy Cuba es un país de emigrantes: hay cubanos en los más recónditos lugares del mundo. ¡Por algo debe suceder!

El país que recibe emigrantes y, por lo tanto, tiene inmigrantes, posee todo el derecho a establecer cuántas leyes y regulaciones estime pertinentes, para el logro de una convivencia pacífica y su seguridad nacional. Queda descartado que alguien, de forma ilegal, pretenda establecerse y ser beneficiado por las leyes nacionales. Aquí, desde donde se vocifera en defensa de los emigrantes legales e ilegales en otros países, se aplican medidas discriminatorias, no permitiendo que los ciudadanos residentes en una localidad o provincia, se trasladen a vivir a otra, sin el correspondiente permiso gubernamental. Es más: no pueden hacerlo ni de visita temporal a sus familiares sin el susodicho permiso. Esto, sin hablar de los familiares que residen en el extranjero (sean hijos, hermanos, padres, etcétera) quienes, para residir en la vivienda de su familia cuando vienen de visita, ésta necesita de la debida autorización de Inmigración y Extranjería, previo el pago de 45 CUC (divisa) por cada visitante (da lo mismo que sean bebés o ancianos). Sobre estas aberraciones nacionales se mantiene un silencio cómplice. Como dice más o menos una canción de moda: tengo un catalejo para ver de lejos. ¡Tal vez hiciera falta otro para ver de cerca!

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Migraciones

  1. Pingback: Migrations | Marmalade

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s