El mito de la tercera edad

  1. En los medios de prensa nacionales, constantemente se habla y escribe sobre lo que hace el gobierno por las personas que se encuentran o arriban a la tercera edad. Todo está constituido por medidas y planes maravillosos, los cuales, así se recalca, serían imposibles sin la revolución. Retórica incluida, parece ser que el único gobierno en el mundo que se ocupa de estas personas es el cubano, y cualquiera que disponga de un mínimo de información, sabe que no es exactamente así.
  2. En la mayoría de los países, sean del primero o de cualquier mundo, las personas, a lo largo de su vida, con su talento, iniciativas y trabajo, crean determinada cantidad de riqueza personal, que se traduce en la satisfacción de sus necesidades diarias y en la posesión de un oficio, una profesión, un negocio, una vivienda, un auto, determinados equipos, una cuenta en el banco, una pensión, etcétera, que les permite atender a su familia durante su etapa laboral activa y, al retirarse, disponer de los medios económicos necesarios para vivir y disfrutar los años de su vejez viajando, practicando deportes, asistiendo a eventos culturales y haciendo lo que les venga en ganas, sin tener que depender ni de su descendencia ni del estado. Muchos de los turistas que nos visitan, precisamente son jubilados de estos países.
  3. En nuestro caso, donde esta posibilidad no existe, por ser la mayoría de los ciudadanos eternos asalariados del estado, sin poder constituir ningún tipo de negocio, ni poseer propiedades reales, y mucho menos crear y acumular riqueza, las personas llegan a la tercera edad prácticamente desnudos, debiendo depender de la ayuda de sus familiares y de la magnanimidad del gobierno, para sobrevivir con una jubilación de miseria y sin posibilidades del disfrute de una vejez tranquila y económicamente segura. Solo hay que ver que ningún jubilado cubano forma parte del turismo internacional.
  4. Ante esta realidad el estado, principal responsable de ella, no tiene otra opción que enfrentar el engendro creado por él mismo, que impidió que cada ciudadano asegurara su futuro durante sus años de vida laboral e intelectual activas. Tratar de enmascarar los errores cometidos, y que aún se cometen, con la propaganda de un paternalismo falso, no resuelve el problema ni convence a nadie. La solución debe transitar por restablecer a cada ciudadano el derecho a construir su presente y su futuro.
  5. El arribo a la tercera edad debiera ser un momento de alegría y de generación de nuevos impulsos, ante unos años de vida diferentes, más para el disfrute que para el sacrificio. En nuestro caso constituye una incógnita, signada por lo desconocido, por lo que escapa de nuestras manos y debe ser resuelto por otros, triste comprobación de que hemos perdido los mejores años de nuestra vida sin prepararnos para este obligado momento.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El mito de la tercera edad

  1. Gabriel dijo:

    En Cuba está tan malo lo de la tercera edad que Fidel y Raúl tienen que seguir trabajando a pesar de ser octogenarios, cuando en el resto del mundo la jubilación a los 65 años es un logro social irrenunciable.

    Tal mal está que hasta los máximos líderes tienen que seguir trabajando a pesar de no estar en edad laboral.

  2. Pingback: The Myth of Old Age | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s