Mantilla en el corazón

  1. Cada quien tiene su reparto añorado, el que lo marcó para siempre y fijó derroteros a su existencia. Mantilla es el mío. Su centro era el Paradero de la Ruta 4, con la iglesia al frente y, junto a ésta, el Plantel Juventud, el colegio cuyo director era Nilo y una de sus maestras Delia Padura, mi profesora de primer grado. Al lado existía un local en el que, algunas veces, se ofrecían peleas de boxeo y otros espectáculos.
  2. El Paradero, que al principio era de madera, fue reconstruido y modernizado, todo de mampostería, con talleres, plantas de fregado y engrase, cafetería y grandes luminarias de luz de mercurio, que sustituyeron la mortecina iluminación de bombillos incandescentes, convirtiendo en día la noche del lugar y sus alrededores. Modernos ómnibus General Motor, pintados de verde y amarillo, sustituyeron a los viejos de madera y metal, pintados de naranja y marrón.
  3. Antes de llegar al Paradero, en la calzada de Mantilla, a la entrada del reparto La Lira, se encontraba la Casa de Socorros y después, en la calle Giral había un quiosco de refrescos, cigarros y confituras donde, en un lateral, en dos paneles, se mostraba la programación diaria de los cines Palma y Ensueño. Más allá, hacia la carretera de El Lucero, la casa de las estatuas, enfrente la farmacia, donde siempre había, en grandes pomos, azúcar candy blanca y rosada para regalar a los clientes. Al lado, el terreno donde años después se construiría el cine Chic, que solo ofrecía películas españolas de la Cifesa en sus tandas para adultos. El correo estaba en una casa de madera con mostrador y anaqueles, donde se recogía la correspondencia y los paquetes. Un poco adelante el puesto de chinos, donde vendían frituras de todo tipo, frutas frescas y deliciosos helados hechos en sorbetera, Junto a él, un viejo almacén de abastos, donde podía encontrarse de todo.
  4. En este entorno, signado por comercios y casas de familia de nuestros vecinos, transcurrieron los años de mi infancia. Cada recuerdo, grabado de forma indeleble, a menudo regresa, transportándome a ese tiempo único e irrepetible. Aparecen las caras amigas, muchas ya idas, los momentos de alegría y de tristeza y los hechos cotidianos, no por simples menos importantes.
  5. Mantilla, con su calzada asfaltada y árboles a ambos lados, que venía desde el entronque de La Palma y se extendía hasta el poblado de El Calvario, es el lugar del que siempre me he sentido orgulloso, donde se fundían lo urbano y lo rural, con casas de madera y de mampostería, acueducto y luz eléctrica, y amplios patios con árboles frutales y animales domésticos, donde primero oí la radio, aprendí a leer y a escribir y disfruté de la televisión. Lejana en el tiempo, totalmente transformada, desconocida, siempre presente.
Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Mantilla en el corazón

  1. Pingback: Tweets that mention Mantilla en el corazón | Mermelada -- Topsy.com

  2. Pingback: Mantilla in the Heart | Marmalade

  3. Mi nombre es Alberto Ojeda yo soy de una familia bastante conocida en Mantilla aunque yo
    soy de el Calvario me interesaria recibir lo que usted tenga respecto a lo que es hoy nuestra
    tierra .Mi padre Amado Ojeda era una persona muy conocida en Mantilla como mis primos lejanos
    como lo fue Elpidio Nunez Ojeda el que fuera dueno de la ruta 4 antes de el hp de Fidel

  4. Esperanza dijo:

    Cabe destacar el colegio la Ruta 4 en calzada de Managua y calle Bernal donde estudiaban los hijos de los trabajadores de el paradero de la ruta 4 ,los alumnos vestian un uniforme verde y blanco como los colores de las guaguas las cuales fueron manejadas por famossos Mantilleros de la familia Padura,que ademas de vivir frente al paradero tenia una quincalla.

    • wuicha dijo:

      Esperanza en Facebook tenemos un grupo de muchos mantilleros donde compartimos fotos actuales y de otra epoca como la que menciona el Señor Damaso, el grupo se llama Para todos los Mantilleros en la red, Habana, Cuba.
      Un saludo.

  5. wuicha dijo:

    Hola a todos me ha llamado la atencion este gran articulo ,no soy de esa generacion que vio a esa Mantilla prospera , cuanto me hubiera gustado vivir esa epoca, en Facebook tenemos un grupo donde recordamos a nuestro barrio, me gustaria que tanto usted Señor Fernando Damaso se nos una , como tambien Alberto Ojeda y Esperanza y ahi compartan con las nuevas generaciones esas lindas experiencias, el grupo en Facebook se llama Para todos los Mantilleros en la red, Habana, Cuba.

  6. J.Vitalia Acea Oro dijo:

    Me llamo J.Vitalia Acea Oro Tambien soy de Mantilla aunque no naci alli toda mi vida si transcurrio alli y siento gran amor por ese terruno que me saca lagrimas cada vez que lo recuerdo tengo tambien nostalgia por esos helados de coco del puesto de chino que ni el mas sofisticado se le compara .El famoso paradero de la 4 que al quitarlo nos fastidiaron la vida para siempre hermosos recuerdos de la pasada ninez..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s