En busca del enemigo

  1. Maquiavelo estableció que, para gobernar, era necesario agenciarse de un poderoso enemigo externo y, el interno vincularlo a éste. De esta forma se lograba la unidad de los ciudadanos alrededor del detentor del poder. La fórmula se ha aplicado en todos los tiempos con diferentes matices pero sin variar su esencia.
  2. Durante muchos años el enemigo externo tuvo nombre propio: bárbaro, bolchevique, capitalista, fascista, nazi, etcétera. Con el paso de los años unos nombres cayeron en desuso y aparecieron otros nuevos, y hasta hubo un momento en que, para una parte del mundo fue solo el enemigo capitalista y para la otra el enemigo comunista. Se había producido una simplificación bipolar.
  3. Con la desaparición del denominado campo socialista y la conformación de un mundo unipolar, signado por la globalización, los remanentes dispersos del Big Bang marxista, reagrupados bajo diferentes banderas, comenzaron a denominar al enemigo externo, real o virtual, simplemente el imperio. Bajo la consigna de luchar contra él, se producen movilizaciones de todo tipo, se pronuncian discursos, se escriben artículos y se emiten profundos pensamientos. El enemigo interno, como era de esperar se identifica como un lacayo de éste, que responde a sus intereses y no a los nacionales. Por lo tanto, está descalificado para oponerse al detentor nacional del poder.
  4. Alguno, aún más simplificador que los demás, sencillamente lo denomina el enemigo. Esto facilita el trabajo. Así la responsabilidad por todos los problemas y dificultades la tiene el enemigo. Si la economía está mal es a causa del enemigo. Si el artista nacional no recibió el premio es por maquinaciones del enemigo. Si la atención a la salud es un caos, es debido al enemigo. De alguien con nombre propio, por absurdo que parezca, el enemigo se ha convertido en un ente abstracto, que sirve para cualquier fin.
  5. Sería provechoso olvidar a Maquiavelo y a sus trasnochados seguidores, dejar de utilizar irresponsablemente el término enemigo, y enfrentar decidida y seriamente los problemas que nos afectan, llamándolos por sus nombres verdaderos: subdesarrollo, pobreza, violencia, corrupción, intolerancia, etcétera, y buscar sus causas donde realmente están: en nuestra propia incapacidad para el ejercicio de un buen gobierno.
Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En busca del enemigo

  1. francisco rodriguez dijo:

    Reina Luisa Tamayo Danger, en compañía de Aimé Cabrales (CID), durante la misa del pasado 13 de febrero, en Santa Rita de Casia, a la que también asistieron los recién liberados prisioneros políticos Héctor Maseda y Angel Moya. Fuente: Ricardo Santiago Medina Salabarría (CID).

    Según CNN, en horas de la mañana de hoy viernes la madre del mártir Orlando Zapata Tamayo, Reina Luisa Tamayo Danger, fue arrestada en Banes por agentes del orden.

    La Dama de Blanco se encontraba en compañía de su esposo y un tercer disidente. El grupo se dirigía hacia el centro del pueblo cuando fue interceptado.

    Según declaró un pariente, el motivo alegado para la detención es que Reina Luisa habría ofendido a uno de los policías. Durante el arresto los opositores fueron golpeados brutalmente.

    Estos hechos se producen a escasos días de cumplirse el primer aniversario del fallecimiento de Orlando Zapata Tamayo. La familia, así como otros activistas y disidentes en el interior del país y en otras ciudades del extranjero han anunciado actos para conmemorar la fecha.

    Sin embargo, una vez más el mensaje del régimen cubano ha sido contundente. Las libertades ciudadanas y el ejercicio de la democracia no están incluidas entre los “cambios” que en vísperas del próximo Congreso del Partido Comunista de Cuba se regodean en anunciar sus dirigentes.

  2. Pingback: In Search of the Enemy | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s