Una fiesta única

  1. Pronto celebraremos la Navidad, esa fiesta única, capaz de unir a la mayoría de los seres humanos, a pesar de sus diferencias étnicas, religiosas, políticas, etcétera. Cada vez son más los países que la asumen como días de amor y ternura, en un proceso de integración cultural, donde las tradiciones se mezclan y forman una, con nacimientos, árboles iluminados, guirnaldas, Santa Claus, renos, trineos, campanas, nieve, palmeras y todo lo imaginable. Aquí, costumbres cristianas y paganas forman un todo, para disfrute y alegría de toda la familia y amigos.
  2. En mi país tradicionalmente se celebró. Al principio netamente cristiana, traída por los españoles con pesebres y niños Jesús, y después, con el paso de los años, ampliada con árboles iluminados y toda la simbología pagana. Trascendió los hogares y se extendió a los comercios, vidrieras, calles, avenidas y hasta edificios. Aún recuerdo el gigantesco árbol de luces en la fachada del hotel Habana Hilton, y el inmenso pino natural iluminado a la entrada del reparto Fontanar. Pero a finales de los años sesenta, por decisión gubernamental, fue abolida con el argumento de la zafra, y solo se restableció con la visita del Papa.
  3. Fueron años de diciembres tristes, tratando infructuosamente de ser suplantada la fecha por la celebración de la victoria insurreccional. Hasta hubo plumas complacientes, que escribieron sendos artículos contra ella, negando su tradicionalidad y acusándola de americanizada y comercial. Olvidaban, por conveniencia, que las tradiciones de los pueblos se forman precisamente por la suma de influencias, y que constituyen un proceso vivo de renovación y enriquecimiento constante, desechando lo obsoleto y adoptando lo nuevo. Nuestra Navidad se formó así y, de haber continuado sin esa decisión absurda, hoy sería como la de la mayoría de los países occidentales, de los cuales formamos parte.
  4. A pesar de su restauración oficial, oficialmente no se ha hecho nada para revivirla, sino todo lo contrario. No se adornan los comercios ni los edificios, y menos aún las calles y avenidas. Para la prensa plana, la radio y la televisión, es como si no existiera: todos sus espacios se concentran en el triunfo de enero Solo aparecen pequeños islotes en los hoteles, fundamentalmente para complacer a los turistas, y en algunos comercios de la Habana Vieja, bajo la influencia del Historiador de la Ciudad. Los que mantenemos la tradición, y tratamos de oxigenarla, colocamos árboles iluminados y nacimientos, y adornamos nuestras viviendas con guirnaldas de luces. Aunque cada año constituimos más, somos vistos como extraterrestres. Aún así, los vecinos que no se atreven a celebrar públicamente la Navidad, nos felicitan por hacerlo. Es una situación interesante, donde aún pesa más el temor que los verdaderos sentimientos.
  5. Como cada año, celebraré la Navidad junto a mi familia y amigos, engalanando mi casa y manteniéndola así desde el último jueves de noviembre hasta el siete de enero. Es un tiempo que disfrutamos plenamente, lo cual desearía que también sucediera a mis vecinos, piensen como piensen. Ojalá la Navidad, con todo su simbolismo y suma de múltiples tradiciones, más temprano que tarde vuelva a constituir, junto con la Nochebuena, el Año Nuevo y el Día de Reyes, las fiestas más importantes de mi país. Forman parte de la verdadera identidad nacional. A mis lectores: UNA FELIZ NAVIDAD Y UN NUEVO AÑO DONDE SE REALICEN TODOS SUS SUEÑOS.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una fiesta única

  1. Pingback: The Only Celebration | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s