Bonsai

Bonzai fue el último y más pequeño gato de una camada de tres, nacidos en el garaje del edificio. Desde sus primeros días fue arisco, ocultándose de las personas, al extremo que consumía solo sus comidas después que uno se alejaba. Así creció y, muerta su madre y adoptados sus hermanos por otros vecinos, se quedó entre nosotros como gato colectivo. Dormía en el garaje o en el Jardín Infantil aledaño y, más tarde, al abrirle una entrada en la puerta del edificio, se hizo dueño del local del cuarto piso. Desayunaba, almorzaba y cenaba en el rellano de la escalera, a la entrada de nuestro apartamento. Allí también le manteníamos una vasija con agua fresca. Se hizo asiduo a la leche y, después de desayunar su plato sólido, la esperaba pacientemente. A continuación se iba a desandar por los alrededores hasta la hora del almuerzo, y repetía el proceso con la cena. De noche tenía sus aventuras y, muchas veces regresó herido y maltratado, constituyendo una odisea el poder curarlo.

Así fue dejando una a una sus vidas y se hizo más sedentario. Un día apareció en el garaje una pequeña gatica negra y blanca, a la que bautizamos Wampi, después de aceptarla, y se hicieron grandes amigos. Jugaban, comían y dormían juntos. Wampi le insufló nuevos bríos y lo buscaba en sus escondites, cuando desaparecía. Actuaban como hermanos. Un día Bonzai despareció y, con ayuda de Wampi, lo encontramos derrengado, sin poder utilizar una pata trasera. Lo cuidamos y lo alimentamos y, contra todo pronóstico, se restableció y volvió a subir impetuosamente las escaleras del edificio y ser el mismo de siempre, aunque sabíamos que, tal vez, solo le quedara una de sus muchas vidas.

Pasó el tiempo y un día lo encontré en el jardín, sin fuerzas para subir a comer. Lo cargué con cuidado, ya que siempre fue arisco, y lo ubiqué en la habitación del cuarto piso. Lo alimenté, pero cada día se veía más débil. Me di cuenta de que vivía sus días finales. Así pasaron dos y al tercero, acariciado por mí, emitiendo débiles ronroneos, falleció al mediodía. Lo envolví en el paño que le había servido de cama, abrí un hueco en la tierra del pasillo del edificio, donde había jugado con sus hermanos siendo cachorro, y lo deposité en él. Esa es su tumba. Nació, vivió y falleció junto a nosotros. Pienso que, aunque de pequeño tamaño, de ahí su nombre, fue un gato que disfrutó de sus siete vidas con felicidad. Ya, en el cielo de los gatos, debe haberse encontrado con su madre y hermanos, y saludado a Putica y Falcor, sus vecinos cercanos, en el cielo de los perros.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bonsai

  1. Jorge dijo:

    Soy amante de los gatos y me gusto su escrito. Pero en estos momentos no tengo gato. Como usted tal vez sepa, los capitalistas norteamericanos solamente aman el dinero y no a los gatos o las personas. En el edificio donde yo vivo hay que darles $300.00 (U.S. Dollares) de deposito a los dueños capitalistas del edificio, para poder tener un gato en el apartamento. Mi edificio se llama El Captalismo Salvaje.

    Yo me dije a mi mismo: no les doy un quilo. Ahora tengo cuatro periquitos que se llaman Alfie, Herbie (varones) y Claudia, Sunny (Hembras) por los cuales no hay que dar un quilo de deposito.

    Tengo dos blogs: uno sobre politica, Cuba y otras cosas que me gustan o intrigan. El segundo blog (http://playersofelbeisbolcubano.wordpress.com) es sobre la pelota Cubana y sus peloteros.

    Saludos fraternales a todos.

  2. Pingback: Bonsai | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s