Ser agradecido

  1. Cuando leo u oigo opiniones de ciudadanos que antes de 1959 trabajaron en la radio, la televisión o la publicidad, devengando magníficos sueldos, que les permitieron hacerse propietarios de viviendas y automóviles, viajar y vivir holgadamente, despotricando contra las manos que les dieron de comer, y criticando todo lo hacho, como algo que iba contra la patria y el pueblo y que habían sido manipulados, siento vergüenza ajena.
  2. Si algo ennoblece a una persona es saber ser agradecida. También, y mucho más, no mentir. Escribir y decir sandeces y utilizar sus pasados como frazadas de piso, parece no preocupar a estos personajes, con tal de reafirmar su legitimidad política y mantenerse a flote, a pesar de los vaivenes de la vida y los años transcurridos.
  3. Me recuerdan a algunos conocidos que, habiéndose criado en el seno de familias pudientes, estudiado en buenos colegios privados y disfrutado de una niñez y juventud placenteras, en sus autobiografías para consumo popular o institucional, se presentan como pobres de cuna, casi hijos de pordioseros, sin estudios, y teniendo que trabajar desde la infancia para sobrevivir en una sociedad explotadora, donde sus familias eran las más explotadas y miserables.
  4. Unos y otros casos parecen volver a estar de moda. En tiempos difíciles es como un regreso a las raíces, y también como un cierre al final de la vida. Parece como que se pretendiera dejar una visión potable para otras generaciones, limando y puliendo por aquí y por allá, buscando una falsa perfección.
  5. Escribir sobre esto me deprime, pero lo veo repetirse tanto en nuestros medios de comunicación, que más que una catarsis personal me parece una locura colectiva. El que fue rico fue rico y el que fue pobre fue pobre y, ni uno ni otro, tienen que avergonzarse, ya que esto no determina ni los buenos ni los malos sentimientos

    Acerca de Fernando Damaso Fernandez

    Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
    Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

    2 respuestas a Ser agradecido

    1. Parece que el circulo economico , vuelve a sus raices ,y ahora se inventaran muchos desvergonzados , para entrar en el nuevo sistema mixto , que quieren reinventar los tiranosaurios , para asi garantizar la sobrevivencia a sus descendientes , que no han sido criados en escuela de gansters , como lo fueron los Castro y muchos de sus allegados , y piensan que una nacion se hace con un panfelto de 32 paginas y un partido unico , que no permite la mas minima desviacion ideologica , esto se pone bueno , los meses pasan y el pueblo que ha sido mantenido sin opinion ni participacion y que en su inmensa mayoria no tiene el poder adquisitivo para crear industrias aunque pequenas , se necesita capital , a no ser que esperen que los de afuera aporten para salvar el maltrecho sistema , cuando los grandes se quedaran con lo que de verdad da dinero , en exportacion y turismo , de las riquezas naturales , que tendran cpitalistas voraces que se comeran a Cuba junto con la cupula de bandidos , que la han hundido en el desastre que es hoy dia …………..Un Saludo para uds , Guillermo Navarro .

    2. Pingback: To be Thankful | Marmalade

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s