Ni escudos ni espadas

  1. Muchas veces, en nombre de una falsa defensa de la identidad y valores nacionales, se han levantado barreras que, en lugar de proteger algo, lo que han hecho es aislarnos y separarnos del resto del mundo. En definitiva, la identidad y los valores nacionales se han conformado, mezclando costumbres y todo lo demás, de diferentes regiones.
  2. Tomemos por ejemplo el béisbol, considerado el deporte nacional. Surgió en los Estados Unidos y, practicado por los emigrados cubanos en la época colonial, fue traído por ellos a su regreso, se generalizó y forma parte de la identidad nacional. Esto no sucedió con las corridas de toros que, practicadas en el país en el Siglo XIX, dejaron de realizarse desde comienzos del XX. Los deportes náuticos, que tuvieron un gran desarrollo en la primera mitad del Siglo XX, con el triunfo insurreccional, fueron restringidos, al considerarse el mar y lo que tuviera relación con él un puente con los Estados Unidos, el eterno enemigo. En este caso, a los intereses políticos no les importó ni la identidad ni los valores nacionales, reflejados en deportes que, por nuestra condición de archipiélago rico en aguas, se practicaban y debieron priorizarse y desarrollarse.
  3. En otros países, sin perder su identidad ni los valores nacionales, se han asimilado otras manifestaciones deportivas, artísticas, etcétera, y las han incorporado a su patrimonio, enriqueciéndolo. Japón, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia, Australia, Holanda, Italia, Egipto, etcétera son buenos ejemplos.
  4. Nosotros, excluyentes, declaramos la guerra al tenis, al golf, a los deportes hípicos y a otros, por considerarlos burgueses y que no tenían nada que ver con el socialismo. Igual hicimos con la música de vanguardia en los años sesenta y setenta, prohibiendo a Los Beatles y a otros grupos y músicos, acusando su música de extranjerizante y persiguiendo a quienes la escuchaban, acusándolos de desviación ideológica. Esto aconteció también con las artes plásticas, la literatura, el teatro, el cine y la danza. Todo esto sucedió y no debe olvidarse, aunque los mismos que prohibieron a Los Beatles hayan colocado años después, en un parque de El Vedado, una estatua de John Lennon. Estos absurdos, en lugar de enriquecer nuestra identidad y valores nacionales, los han empobrecido.
  5. Ahora, a alguien se le ocurrió rescatar para el patrimonio nacional a la guayabera, esa prenda de vestir masculina, de amplio uso en la primera mitad del Siglo XX y después venida a menos, y hoy comienza a proliferar su uso entre los dirigentes. Sin embargo, pienso que es un esfuerzo baldío pues, por su precio (entre cuarenta y cinco y cincuenta pesos convertibles las de hilo o algodón y quince las de poliéster) quedan fuera del alcance adquisitivo de la población (representa, en el primer caso de dos a tres meses de salario, y en el segundo, un mes) y quienes las usan no son precisamente las personas a quienes los jóvenes y menos jóvenes aspiran a imitar. La identidad y los valores nacionales se enriquecen, cuando no existen barreras restrictivas y las costumbres y todo lo demás, se mezclan y fusionan en esta aldea global donde, para bien o para mal, todos debemos convivir. Con el aislamiento no se protege ni se defiende nada. En lugar de escudos y espadas hacen falta brazos abiertos.
Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ni escudos ni espadas

  1. hansel dijo:

    Por que hablas en primera persona del plural en el punto 4??
    Es una cosa criptica??,fuiste parte de eso?
    A mí me suena a reunión del núcleo

  2. Pingback: Neither Shields Nor Swords | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s