La desgracia ajena

La desgracia ajena

  1. El hijo de una amiga, radicado en Suecia desde hace años, con familia sueca, envía un mail con fotos interesantes de personas en momentos de desgracias naturales y de otro tipo. Las fotos son conmovedoras, pero lo que motiva este post son los textos que las acompañan. Resumidos señalan que siempre hay alguien en peores condiciones; entonces para que quejarse.
  2. Nunca he sido conformista y considero la filosofía conformista un desperdicio. S i los seres humanos hubiéramos sido conformistas, aún estaríamos viviendo en la Edad de Piedra, y ninguno de los logros alcanzados, para bien o para mal, existirían hoy en día.
  3. Asumir nuestras desgracias, partiendo de que en el mundo hay alguien aún más desgraciado, es una actitud inaceptable para alguien con una media de inteligencia. No es mirando hacia abajo, sino hacia arriba como se produce el desarrollo. Las personas aspiran a superarse y progresar, no utilizando como ejemplo a los perdedores sino a los triunfadores. Es lo justo y lo que siempre ha ocurrido.
  4. En mi país, precisamente, se trató de igualar a la mayoría en la pobreza y no en la riqueza. Para ello se liquidaron a los ricos y a la riqueza creada, y se convirtieron a los ciudadanos en pobres. Así se logró la igualdad social. La fórmula no es original, y anteriormente había sido aplicada en otros sitios, con iguales resultados desastrosos.
  5. Creo que pedirnos a los cubanos que estamos aquí, desde Suecia u otro país, que no nos quejemos y que aceptemos nuestras desgracias tranquilamente, ya que existen personas en peores condiciones en otros países, es hacer causa con la inercia y el inmovilismo, dos de nuestros principales males. Por suerte, no es así como muchos pensamos. Ser inconformes y luchar por dejar atrás nuestras desgracias, con la vista puesta en los que ya lo han logrado, es la posición cívica. Nuestra realidad no nos nubla la vista, cosa que, desgraciadamente, a veces sucede a algunos de los que se encuentran alejados de ella.
Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La desgracia ajena

  1. Pingback: The Misfortune of Others | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s