Falcor

El perro Falcor, mejor dicho el de mi hijo Aníbal, falleció en la madrugada del diez al once de agosto. El día veintitrés habría cumplido dieciocho años, una vida verdaderamente larga para un can. Su cuerpo se enterró en el patio de la casa de Ayestarán, junto a los de otras mascotas queridas fallecidas anteriormente. Por lo tanto no está solo, su alma ya debe estar en el cielo de los perros. Me acompañó fielmente durante todos estos años, siempre noble, siempre cariñoso, siempre juguetón. En realidad, desde el primer encuentro, el nos escogió a nosotros: en la casa de unas amistades cerca de Tropicana, junto con sus hermanos, a los quince días de nacido, se desprendió de ellos y, a pasos torpes, avanzó hacia Aníbal, entonces con nueve años, y trató de subir por sus piernas. Al preguntar la dueña ¿cuál queríamos?, la respuesta fue obvia.

Desde ese día le llamamos Falcor, por su parecido con el perro-dragón de La historia interminable.Era un cocker mezclado. Compartió las alegrías y las tristezas. Le gustaban las travesuras: robar juguetes, sacar el relleno a los muñecos de peluche, morder los zapatos, coger pelotas y bolas (canicas) y traerlas, para continuar incansablemente el juego. Respondía a la orden más cerca, acercando una y otra vez cualquier objeto. Casi hasta el final de sus días lo estuvo haciendo, aún cuando sus reacciones y movimientos se habían vuelto lentos, caminaba como Charles Chaplin y había perdido gran parte de la visión. Lo veía extinguirse poco, como una vela que se consumía, y me daba tristeza. Aún así, tuvo tiempo para despedirse de Aníbal en el mes de junio, en su rápida visita a ésta. Yo seguí atendiéndolo, decidido a no acelerar su muerte, esperando a que se produjera de forma natural. Por suerte así sucedió. Me ha dejado un gran vacío y me ha puesto a pensar en la relatividad del tiempo. He repasado estos dieciocho años compartidos y me parece que han transcurrido demasiado rápido. Lo recuerdo cachorro, entretenimiento de todos; ya crecido, enfermo de gravedad, luchando por la vida durante quince terribles días, con antibióticos y suero diarios, velando su sueño, acostado sin levantarse hasta el momento en que me sorprendió una mañana con un ladrido. Por la tarde ya estaba en sus cuatro patas corriendo por la casa, acaso más alegre y juguetón que nunca. Sus recibimientos tras la puerta, los paseos juntos, sus correrías, su amor por los niños. En mis años de soledad fue mi único acompañante día tras día. En las noches se echaba junto a mi cama y, cuando me sentía enfermo, se extremaba. Abandonada la soledad, supo adaptarse a la compañía de Putica, la perrita vírgen de Rebeca. Competían por ladrar y correr primero hacia la puerta, ante cualquier visita. Fallecida Putica, recibió a Lucky, la nueva perrita recogida de la calle y se adaptó a ella y a sus malacrianzas de perra arrabalera. Pienso que ella constituyó su mayor alegría en sus últimos años y le insufló nuevas ganas de vivir. Rejuveneció. Juntos corrían por la azotea, se disputaban los juguetes (su querido hipopótamo plástico), además de ladrarles a todos los perros de los alrededores y a Mitsukusú, el gato de la casa, cuando se trepaba a los aleros. Fue un perro bueno, generoso e inteligente. Más que un perro fue un gran amigo. Hoy le echo de menos. Sé que con él se han ido también dieciocho años de mi vida.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Falcor

  1. Pingback: Falcor | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s