Una maleta vieja

Buscando en una vieja maleta siempre se encuentran cosas interesantes, que un día fueron y trajeron alegrías y tristezas y que hoy, olvidadas por todos parecen no tener ningún valor. Sin embargo, si se les palpa, si se ponen al oído, vibran con vida propia y vuelven como a nacer, llenando de ruidos y olores a quienes quieren oírlas y olerlas. Eso me sucedió el día en que, buscando añoranzas de mi niñez, abrí la vieja maleta de la abuela, guardada quien sabe desde cuantos años en el desván de la escalera.

Al introducir la llave en la carcomida cerradura ésta cedió, gimiendo como mujer virgen al ser poseída. Levantada la tapa, saltaron al piso decenas de duendecillos de diferentes formas y colores, quienes corrieron en todas direcciones, escondiéndose tras muebles y cortinas. Yo quedé entre anonadado y sorprendido, pero pronto me repuse, quedándome quieto, solo observándolos. Según fueron tomando confianza abandonaron sus escondites y se me acercaron, mirándome con sus ojillos saltones y palpándome con sus pequeñas manitas. Me sentí Gulliver en Lilliput, pero fui reaccionando e hice como que los ignoraba, urgando en el contenido de la maleta. Entonces el que parecía el líder, por ser el más viejo, me tiró del pantalón y me dijo con voz campaneril:

-­¿ Qué buscas en el pasado?

– La razón del presente- le contesté

-El presente es el presente.

Me quedé pensativo y cerré la maleta. Allí quedaron las cosas de la abuela, pero los duendes también quedaron libres y me acompañan a todas partes en todo momento. Solo que yo soy quien único los ve y los siente. ¡En las maletas viejas siempre se encuentran cosas interesantes!

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una maleta vieja

  1. Pingback: An Old Suitcase | Marmalade

  2. Hispano-cubano dijo:

    Buenas tardes Fernando:
    Desde que comenzaste con tu blog, soy un asíduo lector de todos tus artículos, el presente texto referente a la vieja maleta, me pareció estar viviendo in situ toda la historia de los duendes. Seguiré atento a tus nuevas publicaciones. Te felicito.

    Un saludo desde España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s