Invitación rechazada

1. El ambiguo Silvio Rodríguez, bueno en lo musical, no da pie con bola en política. Su escrito Invitación , reproducido en el periódico Granma de hoy 14 de septiembre, de su blog personal Segunda Cita, es una repetición nada original de la historia negra oficial acuñada sobre los años republicanos. Por algo Granma se lo publica.

2. Acepta que La Habana no eran las ruinas en que está convertida hoy, y hasta se atreve a compartir responsabilidades, para inmediatamente contarnos la triste historia del niño pobre que fue, de no tener dinero para un juguete, de mendigos y negros apaleados por las policía y de un marine ebrio orinando (el emplea otra palabra) sobre la estatua de José Martí en el Parque Central.

3. Silvio toma hechos aislados, que sucedieron o pudieron haber sucedido, y los magnifica, los generaliza, como si fueran la norma, como si toda esa Habana perdida en el tiempo hubiera existido solo para los burgueses y los poderosos. Sin embargo, también existió para los que vivíamos en Mantilla, Párraga, La Víbora, Los Pinos, El Cerro, Luyanó, El Diezmero, etcétera. Existió para todos, solo que nuestros padres trabajaban y eso les permitía darnos un techo, alimentarnos, vestirnos, educarnos y hasta comprarnos un juguete en el Ten Cent de Galiano, donde los había hasta de diez centavos.

4. Sería conveniente que el canta-autor se preocupara un poco más por conocer la verdadera historia de su país y fuera capaz de discernir entre las luces y las sombras. En cincuenta y seis años de República, a pesar de problemas y tareas por resolver, se construyó un país que llegó a estar entre los primeros de América y parte del mundo en educación, salud pública, derechos constitucionales y laborales, infraestructura y desarrollo. En nuestros archivos y bibliotecas están los documentos que lo atestiguan. Solo debe tratar de que lo autoricen a consultarlos.

5. Sobre su crítica al cambio de posiciones políticas en las personas, la considero un disparate. El cubano lo único que no cambia es de equipo de béisbol. Si los seres humanos cambian de religión ¿por qué no cambiar en política? Además, con los años se obtienen nuevos conocimientos y experiencias, se desecha lo que no funciona y se busca lo nuevo. Ese siempre ha sido el camino del desarrollo. Nadie pretende regresar al pasado, ya que es imposible porque no existe. Lo que se desea es incorporarse al presente y avanzar con él. No se debe permitir que, una vez más, nos pase por el lado y nos deje botados en el andén del tren de San Antonio de los Baños, como le sucede a Silvio.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Invitación rechazada

  1. Pingback: Rejected Invitation | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s