La hormiga

La diminuta y hacendosa hormiga escarbó con sus patas, sincronizadamente, en el fango negro y pegajoso que cubría la piedra y, haciendo un esfuerzo sobrenatural, levantó sobre sí la pesada hoja de helecho, se tambaleó por el peso y echó a andar en dirección al viejo roble donde había nacido, carcomido por los años y calcinado por un rayo caído en la última tormenta del verano. Su andar era lento y renqueante, luchando con cada una de sus patas por no quedar atrapada. Movió la cabeza y observó en todas direcciones, tensando sus antenas. La humedad la había vuelto pegajosa y su cuerpo brillaba como untado con aceite. Avanzaba trabajosamente y el pequeño trecho andado le pareció una gran victoria. Se había quedado rezagada de la larga fila que había salido al amanecer en busca de alimentos, por tratar de sacar del fango la jugosa hoja, que serviría para cuando cerrara el otoño y los árboles se quedaran desnudos. El sol comenzaba débilmente a calentar la tierra y ella debía hacer un supremo esfuerzo para llegar antes del mediodía. Cuando decidió emprender la tarea, lo había calculado todo: el tiempo en mover la hoja, en sacarla del fango, en colocarla sobre sí, en despegar cada una de sus patas, el del camino, el del viento que soplaría a media mañana y le dificultaría aún más el desplazamiento. Se sentía segura y capaz de cumplir lo que había decidido. Reunió todas sus fuerzas y, paso a paso, comenzó a reducir la distancia que la separaba del roble. No había por los alrededores ningún depredador y esto aumentó su seguridad en el triunfo. Antes de las once, totalmente agotada, llegó al árbol. Se disponía a entrar en la cueva, cuando el dedo índice del hombre, que descansaba y la había observado desde el principio, la aplastó contra una raíz desnuda.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La hormiga

  1. Pingback: The Ant | Marmalade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s