Conversaciones

Desde hace días, se celebran en La Habana conversaciones entre una delegación del gobierno de Colombia y una de las FARC-EP. Constituyen un paso positivo y necesario, en aras de encontrarle una solución al conflicto violento, que durante demasiados años ha ensangrentado y traído muertes y sufrimientos al pueblo colombiano.

Sin embargo, llama la atención que, mientras los representantes gubernamentales mantienen una actitud respetuosa hacia el país que los acoge, evitando declaraciones y entrevistas, que puedan contaminar las conversaciones, dando muestras de responsabilidad política, los representantes de la guerrilla no cesan de dar conferencias de prensa, leer comunicados, plantear, sin venir al caso, indemnizaciones por hechos acontecidos hace más de ochenta años, colocar una silueta de cartón al tamaño natural de uno de sus dirigentes, condenado a 60 años de cárcel en los Estados Unidos por narcotráfico (del cual hasta se solicita su excarcelación para participar en las conversaciones), repartir denominaciones oportunistas (Cuba, la isla de la paz) y otras más, tratando, a toda costa, de ganar espacios mediáticos.

Sus comandantes, convertidos en estrellas fugaces por la prensa oficial cubana, visitan embajadas, recorren la ciudad y disfrutan de su condición de turistas políticos, demostrando la cercanía de los lazos fraternales que los unen con sus amigos nacionales. Tal vez, vestidos de civil y siempre sonrientes, pretendan borrar su nefasto historial de secuestros, atentados, asesinatos, torturas (con collares explosivos atados al cuello de sus víctimas), asaltos de bancos, extorsiones a hacendados y comerciantes, desalojos de campesinos y narcotráfico.

Confiemos en que, a pesar del intenso show mediático, después de tantos reveses sufridos y de su pérdida de prestigio, hayan ganado algo en experiencia y estén actuando de buena fe, en busca de una solución negociada seria para el logro de la paz, y no tratando de ganar tiempo y lavarse las manos y la cara, para continuar en el negocio de la violencia como medio de vida.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conversaciones

  1. bob dijo:

    Ferndo: Me extraño mucho ver en tu ultimo blog un mapa incluyendo a Panamá como parte del territorio de ese país. Panamá se separó de Colombia el 3 de noviembre de 1903 y desde ese momento es un país independiente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s