Apagones de nuevo tipo

La Empresa Eléctrica, desde hace algunas semanas, está sustituyendo los viejos postes de madera del tendido eléctrico, la mayoría de los cuales data de los tiempos de la República, y tienen más de cincuenta años de explotación. Como esta sustitución no se realizó progresivamente durante años, ahora se ejecuta de forma masiva, con las consecuentes molestias y afectaciones a la población.

No se como se realiza en otros lugares, pero en La Habana, y concretamente en el Nuevo Vedado, el método empleado deja bastante que desear: días antes, a veces semanas, se abre el nuevo hueco, separado del poste a cambiar por algunos centímetros, dejándose al descubierto junto con la tierra extraída, constituyendo un peligro potencial para los transeúntes, principalmente de noche, cuando la iluminación pública es bastante escasa. Además, como por estos días llueve a menudo, el hueco se llena de agua y la tierra extraída es arrastrada por ésta, haciendo intransitable la acera, por lo general bastante deteriorada por falta de mantenimiento. Para cambiar un poste, una cuadrilla de 4-6 hombres tarda 10 horas, desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde, periodo de tiempo en que se suspende la energía eléctrica en la zona afectada. Si trabajan al unísono 2-3 brigadas en la zona, entonces se cambian 2-3 postes por día. Esto sucede, al menos, una vez por semana. Por lo tanto, tenemos un apagón de 10 horas de duración, planificado semanalmente. Debido al gran número de postes a sustituir y a la alta productividad, están garantizados los apagones para lo que resta de este año y también para el próximo.

No estoy en contra de que se sustituyan los postes, aunque hubiera preferido se pasara a un sistema soterrado -más resistente a los embates de los huracanes-, pero no podemos pedirle peras al olmo, y menos aún en momentos de crisis. Lo que me preocupa es que, durante el cambio de cada poste, dos hombres son los que realmente trabajan, turnándose cada cierto tiempo, y los restantes les hacen coro esperando su turno, sentados en el contén de la calle, acompañados de una botella de ron. Es posible que constituya un nuevo método de trabajo socialista, en correspondencia con la actualización del modelo, pero a todas luces resulta bastante improductivo. El hecho no es casual, y lo he visto en repetidas ocasiones, lo que me hace suponer que es el establecido.

Resumiendo: el método empleado para sustituir los postes, asegura apagones sin tener que declararlos como tales, enmascarándolos como trabajos de mantenimiento. También disfrutamos de otros apagones de la misma duración, enmascarados como trabajos de poda de árboles. Sin lugar a dudas, la Empresa Eléctrica merece un reconocimiento, por su originalidad al establecer estos apagones de nuevo tipo.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s