¿Democracia directa?

Foto Rebeca

Entre nuestras autoridades existe la práctica de someter a discusión y aprobación de la población, algunas leyes y documentos que consideran de especial importancia. Se supone que este acto constituye un ejemplo de democracia directa, que les otorga mayor validez, como expresión de la voluntad popular.

En realidad no es así porque, aunque se publiquen cifras millonarias demostrando la aprobación obtenida, todos sabemos, incluidas las autoridades, que la discusión real brilla por su ausencia, y que la aprobación se hace formalmente, por el conocido principio de para que voy a perder el tiempo discutiendo, si en definitiva ya esto está decidido desde arriba. Así ha sido durante demasiados años. Además, ha habido leyes que se han impuesto, de un día para otro, sin someterlas a ninguna discusión ni aprobación por la población. Todo esto ha generado la falta de civismo y de responsabilidad ciudadana, que constituyen dos de nuestros males actuales.

Cuando hace años se presentó el proyecto de Constitución, muchos ni siquiera lo leyeron y, menos aún, lo analizaron y discutieron, siendo aprobado por la mayoría de la población, la cual, aún hoy en día, desconoce tanto su contenido principal como sus deberes y derechos como ciudadanos. Es en realidad un documento formal -ni siquiera se ha reeditado-, el cual descansa en el olvido y solo se esgrime, por las autoridades, en alguna coyuntura propicia a sus intereses políticos. Al adicionarle el artículo que establece el socialismo eterno, su aprobación, mediante firmas, se realizó de manera festinada, con mesas y listados por doquier, en pocos días, de corre-corre, para cerrar una brecha descubierta en el monolito estatal. Muchos de quienes firmaron, ni siquiera pensaron en lo que estaban haciendo.

Últimamente, con los lineamientos, ha sucedido algo similar. Declarado oficialmente el documento más discutido democráticamente por la mayoría de la población y aprobado por ésta, en realidad ha sido analizado y discutido formalmente en los casos en que realmente haya sucedido- y aprobado, como se aprueban todos los documentos que proponen las autoridades: por unanimidad.

Resulta que el método de lograr la aprobación popular directa, no significa más democracia ni enriquece lo que se propone: solo aporta cantidad en detrimento de la calidad. La Constitución de 1940, considerado el documento más importante de la República, sin necesidad de ser discutido por toda la población ni aprobado por cada cubano, atrajo la más amplia participación ciudadana, mediante los constituyentes responsablemente elegidos, quienes representaban a todo el arco iris político de la sociedad cubana en ese momento y, en verdaderos y profundos debates, elaboraron artículo por artículo, logrando compatibilizar los diferentes intereses en bien de la Nación. Ello permitió lograr un documento que, aún hoy, mantiene su importancia y vigencia, y hasta pudiera servir de sustento constitucional temporal, en una transición política.

En definitiva, en el país existe desde hace tiempo un órgano -la Asamblea Nacional-, que si se ocupara más de lo que se supone sea su principal razón de ser y se reuniera periódicamente, y no solo dos veces al año, debiera ser la encargada de analizar, discutir, enmendar y aprobar o rechazar los proyectos de leyes propuestos por el gobierno. Para ello cuenta con los diputados elegidos que, según se plantea oficialmente, representan a sus electores. De ser así, ¿para qué es necesario entonces volver a consultar a éstos? Además, al análisis y discusión, se pudieran incorporar diferentes especialistas conocedores del tema en cuestión, sin arbitrarias exclusiones políticas, quienes, por su preparación, aportarían y enriquecerían los debates. No puede obviarse que los diputados actuales no reflejan el arco iris político actual del país, ya que tienen un solo color: el gubernamental. Esto conspira contra debates serios y críticos.

Sin embargo, dilatar innecesariamente un proyecto de ley, llevándolo hasta la denominada base el ciudadano-, además de oler a populismo, constituye una pérdida innecesaria de tiempo, y no contribuye a imprimirle a la actualización del modelo, la velocidad que la mayoría de la población exige, teniendo en cuenta la alta velocidad de acumulación de los problemas.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Democracia directa?

  1. claudia del Rio dijo:

    siempre sigo su blog , como siempre muy interezante , gracias desde a 90 millas!!

  2. Angel Martinez dijo:

    Los Castros gobiernan porque los cubanos obedecemos.

  3. Para Yoani Sánchez:
    Censura en “Generación Y”.
    Está sucediendo lo increible en el blog de Yoani Sánchez en el cual se ha instaurado una férrea censura con no publicación o el borrado de comentarios mediante administradores que no son Yoani Sánchez y que actúan mediante sus puntos de vista y criterios.
    La censura ha llegado al punto de borrar comentarios que se oponen a esa llamada “moderación” por considerarla contraria a los principios del blog.
    Como es lógico ello ha conducido a la disminución del número de comentarios y que muchos hayamos abandonado el blog.
    En mi opinión la censura le quita autenticidad y credibilidad a GY y lo coloca al mismo nivel que los blogs oficialistas castristas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s