“Patriotas”

Personaje de J. Padrón

Cuando escucho repetir a las principales autoridades del país -y también a las no tan principales, en interpretación coral- que los cuadros (funcionarios), tanto los del Estado como los de las organizaciones políticas y de masas, deben ser patriotas, y que igual deben serlo los obreros, los profesionales, los estudiantes, los campesinos y todos los componentes de la sociedad, me invade una gran preocupación por la Patria: repartida entre tantos patriotas, es muy poco lo que queda de ella para el ciudadano común.

Precisamente uno de los grandes problemas de Cuba han sido sus patriotas, principalmente cuando acceden a algún espacio de poder. Como se auto consideran patriotas genéticos, entienden que quienes no comparten sus ideas o se las cuestionan son antipatriotas, delincuentes, anexionistas, corruptos, lacayos, mercenarios, inmorales, indecentes y toda la retahíla de improperios que parecen almacenar. Si es el poder total, lo ejercen como si la Nación fuera su feudo particular, haciendo lo que les viene en gana, sin respetar las leyes existentes o acomodándolas a sus intereses. El ser patriotas parece conferirles una patente de corso ante el resto de la sociedad.

Algunos de nuestros patriotas, y es fácil de comprobar históricamente, en la presidencia del país, generalmente se han convertido en autócratas, reprimiendo cualquier manifestación de oposición, persiguiendo y encarcelando a sus representantes (a veces liquidándolos) y, en el mejor de los casos, obligándolos a exiliarse o, si éstos deciden quedarse en el país, convirtiéndolos en no personas ante la sociedad. Prefiero mil veces un presidente economista, abogado, científico, intelectual, médico, profesor, obrero, campesino u otro, tanto hombre como mujer, que un patriota. ¡Es que los patriotas le han costado demasiado caros a este país!

Existen entre nuestros patriotas, quienes parecen haber clonado la palabrita y la reproducen por miles, empleándola continuamente en sus intervenciones públicas, para fastidio y aburrimiento de sus obligados oyentes. La han convertido en un comodín, sin el cual no pueden existir. Mejor sería no tener tantos patriotas y que aumentara el número de ciudadanos responsables, capaces de cumplir con sus deberes y exigir y defender sus derechos.

Al desaparecer el civismo en muchos ciudadanos, y ser sustituido por la doble moral, que en definitiva no es más que falta de moral para poder sobre vivir al amparo de los patriotas, la Nación se ha desmembrado, la identidad se ha extraviado, los valores se han trastocado, la cultura se ha viciado y la inmoralidad y la corrupción campean por sus respetos, sin que nadie, a pesar de discursos, exabruptos y leyes, pueda ponerles freno. Esa es nuestra realidad actual, aunque aún existan quienes prefieran cerrar los ojos para no verla. Revertirla, pudiera ser la tarea más difícil de nuestros futuros gobernantes.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Patriotas”

  1. Wilken Fernández dijo:

    ¡Así es! Una vez que todos esos vicios calan, se van volviendo genéticos y se clonan de generación a generación, como una tara, para luego formar parte de la idiosincracia de ese pueblo; ejemplos hay de sobra en el mundo. Lo penoso es que nuestra gente sabe eso y aún así no hace nada por evitarlo.

  2. FABIAN PACHECO CASANOVA dijo:

    El temor a los patriotas sera un atavismo que durara mucho en eliminar cuando todo coja mas o menos su nivel; persiguiendo lo cabal o NORMAL en un sociedad fuera de coldura impulsada por sus gobernantes incapaces de reconocer lo justo y valorar al OTRO aun piense de distinta forma u otros criterio… El autor plantea lo que todos estamos cansado de ver por decadas, escuchar, callar y que se nos imponga, El temor al patriota sera’ un mal pues todos deseamos ver a cualquiera NORMAL sin prepotencia ni con uniforme que tome el mando sin patriotismo pero con justeza, desencia, y deseos de trabajar para TODOS…
    Fabian Pacheco Casanova..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s