Extraños presupuestos

Si se les da seguimiento a las campañas mediáticas de las autoridades cubanas (y de los países del ALBA y algunos otros) sobre Siria y Venezuela, es fácil comprobar una variedad de incongruencias en sus planteamientos.

Al referirse a Siria, las acciones represivas del gobierno sobre los ciudadanos que lo rechazan y lo combaten, son aprobadas y aceptadas como acciones necesarias contra traidores y mercenarios (el lenguaje nos suena cercano), y la actividad de la mayoría de los países árabes y occidentales, que lo acusan de genocidio y exigen la toma de medidas efectivas, para revertir la situación a favor de los ciudadanos, son consideradas injerencias inaceptables contra un Estado independiente y soberano. O sea que, según estos criterios, hay que permitir que Al Assad masacre impunemente a su pueblo, y permanecer callados y con los brazos cruzados, esperando a que concluya su tarea.

Al referirse a Venezuela, donde todo marcha sobre un camino de rosas, el apoyo y la ayuda de todo tipo al camarada presidente para perpetuarse en el poder, constituye un mandato de Bolívar y de Martí, y no representa ningún tipo de injerencia, sino que es simple solidaridad revolucionaria y antiimperialista en el proceso de emancipación latinoamericana. Desde esta cómoda plataforma se puede, sin el menor rubor, hacer campaña política a favor de él y en contra del candidato opositor, como si esto no significara una grosera intromisión en los asuntos internos de Venezuela, que sólo corresponde debatir y resolver a sus ciudadanos. Si fuera al revés, ya lo habrían denunciado y solicitado la intervención del ALBA, UNASUR, MERCOSUR, la OEA, la ONU y hasta el Tribunal Internacional de La Haya, como es habitual que reaccionen, para poder mantener la cofradía de la izquierda, de la que todos son signatarios.

Estos hechos, fáciles de comprobar a diario, demuestran la falta de seriedad y el irrespeto a los acuerdos y tratados firmados por algunos gobiernos de la región, cuando de defender sus intereses políticos e ideológicos se trata: se apoyan unos a otros, como si la manada hubiera sido atacada.

Como un ejemplo reciente de esta actitud, está el denominado caso Assange, donde una simple acusación por posible violación en Suecia, se ha convertido en un caso político, con implicación de varios países, ante el asilo diplomático concedido por el gobierno de Ecuador en su embajada en Londres, y el rechazo de Gran Bretaña. Si la declaración británica fue excesiva, la ecuatoriana no se queda atrás, llamando a una guerra santa latinoamericana contra ese país, y levantando una vez más las aburridas consignas de dignidad herida, soberanía humillada e independencia agredida. Parece que el presidente de Ecuador, ahora convertido de la noche a la mañana en adalid de la libertad de expresión (algo que persigue en su país), apoyado por sus compinches latinoamericanos, pretende sustituir al líder bolivariano como punta de lanza en la guerra contra los imperios. Sin faltarle el respeto, como a los demás, la tarea le queda algo grande. Esto de tratar de convertir a un delincuente común en héroe, no aporta ni respeto ni dignidad a ningún país, y menos aún a toda Latinoamérica.

Con estos extraños presupuestos, echando continuamente leña al fuego y manipulando la realidad, resulta muy difícil avanzar en el logro de la paz y la convivencia civilizada entre las naciones. Los gérmenes de esta nueva guerra fría, ahora con otros contendientes, continúan incubándose, ante la mirada indiferente de la mayoría. Ojalá pueda ser impedida a tiempo, para después no tener que lamentarnos.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Extraños presupuestos

  1. Armando dijo:

    Cada dia soy mas asiduo de su blog, la congruencia y nitidez de sus articulos, que se apegan correctamente a la realidad cubana actual y pasada, asi como su toma de partido a favor del pueblo cubano me satisface mucho.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s