Pasado y presente

Foto Archivo

Durante la Cuba republicana, como en toda obra humana, hubo aciertos y desaciertos. Considero que los primeros fueron más que los segundos, lo que me hace rechazar las denominaciones de neocolonia, república mediatizada, seudorepública y otras, utilizadas pródigamente por las autoridades (y repetidas mecánicamente por algunos), con intereses puramente políticos e ideológicos.

En el transcurso de tan solo cincuenta y seis años se creó, organizó e institucionalizó una república, se avanzó aceleradamente en el desarrollo de la producción agrícola, ganadera e industrial, se establecieron servicios de calidad de todo tipo, incluyendo la educación y la salud, y nuestros pueblos y ciudades se transformaron en conglomerados humanos limpios, ordenados y civilizados. Es real que los beneficios de una nación en desarrollo, aún no llegaban a todos sus ciudadanos pero, habiendo partido prácticamente de índices muy bajos al terminar el periodo colonial, lo logrado aseguraba alcanzar, en poco tiempo, la satisfacción de las principales necesidades de la mayoría de los cubanos.

Al término de la República, a diferencia de lo que repite la propaganda oficial, Cuba exportaba más de lo que importaba; el 62,6% de la capacidad diaria de molida (en la industria azucarera) estaba en manos cubanas; ocupaba el cuarto lugar mundial en existencia de ganado vacuno por habitante, y se sacrificaban anualmente para el consumo humano 930,000 reses; el ingreso per cápita era el tercero en Iberoamérica, ocupando el lugar 22 entre 120 países; la deuda pública alcanzaba 788 millones de dólares; entre el 82 y el 85% de la riqueza nacional estaba en manos cubanas; el 61,1% de los depósitos privados se encontraba en bancos cubanos; había 1 automóvil por cada 40 habitantes, l radiorreceptor por cada 6,5 habitantes y un televisor por cada 25 habitantes; el sector industrial producía más de 10,000 artículos diferentes; en el sector comercial existían 65,000 establecimientos (1 por cada 1000 habitantes); el índice de analfabetismo estaba entre el 18 y el 23%, el segundo más bajo en Iberoamérica; la mortalidad infantil era la más baja de América Latina, y en salud y educación ocupaba alguno de los primeros lugares en Iberoamérica; era el segundo país de Iberoamérica (tras Uruguay) en el consumo calórico per cápita diario (2870) y ocupaba la posición 29 entre las mejores economías del mundo.

Con la irrupción al poder de las nuevas autoridades, carentes en su mayoría de la preparación y la experiencia necesarias para gobernar un país, en lugar de conservar lo alcanzado y, sobre esa base, desarrollar sus concepciones políticas, económicas y sociales, decidieron apoderarse de todo, transformarlo y someterlo a su único control y administración, trayendo como consecuencias el deterioro y destrucción de toda la infraestructura nacional, fenómeno negativo que se extiende hasta nuestros días. Cincuenta años de experimentos fracasados, constituye la causa principal (y no el embargo) de nuestra larga y profunda crisis política, económica y social. Mientras esto no sea aceptado por los principales responsables de la catástrofe nacional, es muy difícil creer en sus intenciones, ahora en la ancianidad, de resolver algo con nuevas fórmulas, que no enfrentan los problemas reales sino que, esquivándolos, pretenden convencernos de que se producen cambios, cuando en la práctica se mantienen los principales criterios dogmáticos.

Sin verdadera apertura económica, política y social, sin un dialogo serio entre los diferentes componentes de la nación, asumiendo los riesgos que todo esto conlleva, será imposible salir de la crisis y, si acaso, sólo se logrará mantener la precaria sobre vivencia del modelo hasta que desaparezca, hecho que acontecerá más temprano que tarde, a pesar de todo lo que se intente hacer para evitarlo. Quedará entonces en las manos de las nuevas generaciones, el deber y la ardua tarea de construir una república con todos y para el bien de todos, como quería Martí, sin exclusiones de ningún tipo, tolerante, democrática y participativa, donde los cubanos puedan reencontrarse, después de más de medio siglo de odios y rencores estériles.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Pasado y presente

  1. Muy bien analizada la realidad histórica de la Isla de Cuba desde el 1902 hasta nuestros días, más transparente que el agua. 56 años de la supuesta républica “mediatizada” que a pesar de sus pocos ‘desaciertos’ salíamos adelante poniéndonos casi a la par con Estados Unidos, lástima que comenzó con una grieta el 26 de julio del 1953 que se fue abriendo hasta hoy día sumida en un totalitarismo, represión, hambre, destrucción y miseria.
    Considero que el Golpe de Estado el 10 de marzo del 1953 no fue tan grave como nos lo pintó el régimen castro-comunista a los que tuvimos que formarnos académicamente despues del 1959 e independientemente Batista fue releegido como Presidente en el 1954 y hasta el 31 de diciembre del 1958 hubo su mayor desarrollo económico en Cuba. El artículo de Dámaso es bien elocuente.

  2. Hago una aclaración: el Golpe de Estado-comandado por el General Fulgencio Batista- fue el 10 de marzo del 1952.

  3. antonio cristovao dijo:

    F.Damaso a sua experiencia pode ajudar a que as novas geracoes(que mais cedo ou tarde vao cambiar Cuba) nao caiam nos erros que na Libia, Iraque, Siria ou Portugal -onde tinhamos um ditador parecido com os Castros ja entregaram as riquezas (petroleo) ou aqui vinho do Porto (das 6 exportadores 5 sao ingleses) ou turismo que desde os avioes, hoteis, agencias e bancos tudo esta nas maos de companhias inglesas. A preparacao para a competicao em todas as actividades abertamente e o crime maior que os governantes estao a fazer as novas geracoes.
    Claro que os “amigos” americanos tambem ajudam com recusarem a passagem da internet de alta velocidade ou bloqueio economico fazendo circular que quem tem invadido muitos grandes paises pelo mundo fora ve perigo num pobre povo. Mas apesar das “ajudas” publiquem e preparem as novas geracoes para nao serem apanhados desprevenidos como nos em Portugal.
    Os democratas foram tao libertadores que estamos na bancarrota e as grandes empresa todas vendidas. Nao deixem isso acontecer em Cuba. Se puder ajudar contem comigo.

  4. Wilken Fernández dijo:

    ¿Quién hubiera podido imaginar la capacidad destructora de ese hombre? Contrario a las tendencias, en la segunda mitad de un siglo, pulverizó los logros de la primer mitad. !Y lo que es peor, pretender que por eso la historia lo absuelva!… habráse visto……

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s