La crisis ajena

Foto Peter Deel

La crisis económica que afecta a numerosos países en el mundo, es reflejada con lujo de detalles por la prensa, la radio y la televisión cubanas. Sobran los espacios dedicados a ella. Las manifestaciones y protestas populares de rechazo a muchas de las medidas, que se han visto obligados a aplicar algunos gobiernos, para tratar de paliarla y restablecer una economía sana, también son mostradas en diferentes espacios, tanto de día como de noche, y hasta retransmitidas.

Es correcto que los gobiernos tomen medidas para resolver la situación existente, es más, constituye un deber, y también, si éstas afectan a los ciudadanos, que éstos se manifiesten en contra. Así funciona la democracia. Muchas de las medidas aplicadas, al no existir otra alternativa, significan reducción de servicios sociales, salarios, jubilaciones, etcétera y aumento de los impuestos y, por lo tanto, no son populares. Así ha sucedido y sucede, por ejemplo, en Irlanda, Portugal, Grecia, España y otros países de la Unión Europea, donde la crisis se ha hecho sentir con mayor fuerza. Regularmente, estas situaciones de crisis son utilizadas por los partidos y organizaciones políticas, para hacer proselitismo y ganar adeptos.

Sin embargo, llama la atención que sobre la prolongada crisis económica cubana, ni la prensa, ni la radio, ni la televisión, digan absolutamente nada, como no sea repetir las informaciones oficiales. Para nadie es un secreto, que muchas de las medidas de ajuste (aquí se le llama actualización del modelo) aplicadas últimamente, no son populares. Entre ellas están: las reducciones de plantillas y despido de trabajadores, la elevación constante de los precios de los productos de primera necesidad y suntuarios, el cierre de los comedores obreros, la eliminación de las denominadas gratuidades y de los estímulos monetarios y en productos (que compensaban en algo los bajos salarios) y otras. Cualquiera de estas medidas, en un país democrático, serían motivo suficiente para protestas, manifestaciones y hasta huelgas. Aquí no sucede así, porque todos estos actos están prohibidos y son reprimidos y sancionados sus ejecutores, si se atreven a realizarlos, bajo las premisas de que atentan contra la seguridad del Estado o que son promovidos por el enemigo. Tal vez, por eso se tiene la impresión de que no sucede nada, y que todos los ciudadanos están de acuerdo en que se les apriete el cinto sin compasión. La realidad no es tan simple: la protesta transita por dentro de la mayoría de los cubanos y de la sociedad, aunque los medios no la traten en sus profundos comentarios económicos. Obviar un problema real no significa que éste no existe. Además, es sumamente peligroso: la presión, cuando se acumula sin salida, tiende a estallar y sus consecuencias son imprevisibles. Sobran los ejemplos.

Sería saludable que nuestros medios, tan preocupados por la crisis ajena, se preocuparan más por la nuestra, y le dedicaran la atención y los espacios que merece. Así todos ganaríamos y, tal vez, si también las autoridades dejaran de lado sus dogmatismos, esquematismos, terquedades, atrincheramientos ideológicos e intolerancias habituales, que entorpecen y lastran todas las actividades e impiden el libre desarrollo de las iniciativas ciudadanas, tal vez podríamos comenzar a salir de ella.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s