Cirugía plástica

El diario Juventud Rebelde publica, en primera plana, una reseña sobre Guantánamo en 26, con el sugestivo título: Revolución en la plaza. En él se informa sobre los trabajos que, apresuradamente (como siempre), se realizan en la Plaza de la Revolución Mariana Grajales, donde tendrá lugar el acto nacional por el próximo 26 de julio. Resulta interesante describir los trabajos, pues tras ellos aparece otra realidad.

Es conocido que constituye una práctica habitual de las autoridades construir algo, para después olvidarse de él, no darle mantenimiento y dejarlo destruir. Con las plazas, al igual que con todo, sucede lo mismo. Construidas en cada ciudad cabecera de provincia, más por un reflejo totalitario que por necesidad real (apenas se utilizan, y tal vez hubiera sido más beneficioso dedicar tantos recursos a reparar y construir viviendas, por citar un ejemplo), languidecen por años hasta que un día deciden utilizarlas. Entonces a correr.

El caso de la de Guantánamo es un buen ejemplo negativo. Para hacerla utilizable, según el diario, se está sustituyendo toda la carpintería de los salones soterrados, arreglando los baños, cambiando las losas de barro dañadas de los senderos, fundiendo las tapas rotas de los registros eléctricos y pavimentando las calles alrededor del sitial. Además, se remoza la jardinería interior con helechos, se siembran marpacíficos, rosas rojas, adelfas e isoras en los jardines externos, se rehabilita el Bosque de la Amistad con nuevos árboles y se plantan las seis palmas que se habían marchitado. Como si todo esto no fuera suficiente, se incluye un sistema de audio nuevo, se climatizará el salón de reuniones, serán cambiadas todas las luminarias externas y un equipo de artistas recuperará, en las pinturas murales nuevas, las temáticas abordadas por el pintor García Peña en los originales que la humedad destruyó.

Como ciudadano me pregunto: ¿Por qué se dejó destruir todo de esta forma?, ¿Por qué, cada cierto tiempo, no se le dio el debido mantenimiento? ¿Debe esperarse a qué haya un acto nacional, para hacerlo? ¿Y mientras tanto, para qué sirven estas plazas, en las que se han gastado tantos recursos? No entiendo cómo, con esta situación desastrosa en su plaza principal, a la vista de todos, Guantánamo fue premiada con la celebración del acto. Supongo que las otras plazas estén por el estilo, esperando que les llegue su 26. Mientras, continuarán languideciendo. No sé por qué viene a mi mente el mítico film español Bienvenido, Míster Marshall. Hace años, cuando todavía quedaba algo del entusiasmo inicial, esta designación despertaba algún interés, al menos en la población agraciada: durante esos días mejoraban los abastecimientos, uno que otro producto perdido durante meses, reaparecía, se vendía más cerveza y ron, alguna orquesta nacional de música popular hacía escala en el lugar, se remozaban unos pocos comercios, calles y parques, y la aburrida monotonía diaria cambiaba un poco. Hoy, ya no interesa mucho, aburridos la mayoría de su repetición anual, sin nuevas ofertas materiales ni espirituales.

El título del artículo es sintomático: si las cosas se dejan destruir, para después hacer una revolución y reconstruirlas, para después nuevamente dejarlas destruir hasta la próxima revolución, prefiero la evolución del día a día, sin estos saltos bruscos en el vacío.

About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s