Los verbos de moda.

  1. En el lenguaje oficialista cubano hay un conjunto de verbos, de amplio empleo en los últimos tiempos: rescatar, restablecer, recuperar y otros parecidos. Los dirigentes y los funcionarios los utilizan en todas sus intervenciones, y los periodistas los repiten en sus artículos y entrevistas. No estoy en contra de su aplicación en la vida práctica, pero considero que, como complemento esclarecedor, son necesarias dos preguntas: ¿Por qué se perdieron tantas cosas? ¿Quiénes fueron los responsables?
  2. Las pérdidas materiales y morales no acontecieron de la noche a la mañana: fue un proceso largo y continuo, durante el cual se alzaron voces de alerta, pero no fueron escuchadas, sino todo lo contrario, silenciadas. A quienes se atrevieron, con honestidad, a dar la voz de alarma, se les acusó de flojos, conflictivos, criticones y hasta de traidores y antipatriotas, en el colmo del dogmatismo. Además, en muchos casos, se les separó de cargos y funciones por no confiar en la sabiduría de los gobernantes. Las numerosas víctimas, más o menos conocidas, pueblan nuestro archipiélago.
  3. Los responsables no se señalan, a pesar de que las consecuencias de sus equivocaciones equivalen a un tsunami político, económico y social. Tal vez sea porque, a diferencia de los huracanes, que se bautizan con nombres, los tsunamis carecen de nombre propio, como no sea la referencia al lugar donde arrasaron con su fuerza. De todas formas, aunque no se señalen con nombres y apellidos, todos los conocen: constituye un secreto a voces.
  4. A pesar de que, oficialmente, no se den respuestas a estas dos sencillas preguntas, lo importante no es estar hurgando constantemente en el pasado, sino vivir el presente, donde estos verbos están a la orden del día. Si no constituye, como otras muchas veces, una moda pasajera, merece aplausos. Rescatar, restablecer, recuperar tantas cosas perdidas, de lograrse, siempre redundaría en beneficio de la mayoría y, por lo tanto, de la nación, y ayudaría a ir saliendo, aunque sea lentamente, de la profunda crisis en que nos encontramos.
  5. Es bueno también alertar (tal vez ahora los oídos escuchen) de que con solo las acciones que significan estos verbos no se resuelven los problemas. Se necesitan nuevas medidas, acordes con los tiempos, para ponernos al día con el mundo. Han sido muchos los años perdidos con el estancamiento y el inmovilismo (por eso hay tanto que rescatar, restablecer y recuperar), mientras el resto de los países, unos más unos menos, siguieron andando. Alcanzarlos no es tarea fácil ni de corto tiempo, pero tampoco es imposible, si todos, sin excepciones, participamos en ella.
About these ads

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los verbos de moda.

  1. Pingback: Fashionable Verbs | Marmalade

  2. lulu dijo:

    proceso largo y continuo, durante el cual se alzaron voces de alerta, pero no fueron escuchadas, sino todo lo contrario, silenciadas. A quienes se atrevieron, con honestidad, a dar la voz de alarma, se les acusó de flojos, conflictivos, criticones y hasta de traidores y antipatriotas, en el colmo del dogmatismo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s